Declaración de la Santa Sede sobre el fundador de los Legionarios de Cristo

| 2658 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 19 mayo 2006 (ZENIT.org).- La Oficina de Prensa de la Santa Sede publicó este viernes un comunicado en el que se anuncia que no se abrirá un proceso canónico contra el padre Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, y se le invita a renunciar al ministerio público de su sacerdocio.



Según explica el texto, «a partir de 1998, la Congregación para la Doctrina de la Fe recibió acusaciones, que en parte ya se habían hecho públicas», contra el padre Maciel, de 86 años de edad, «por delitos reservados a la competencia exclusiva del Dicasterio».

«En 2002 --sigue diciendo la nota--, el reverendo Maciel publicó una declaración para negar las acusaciones y para expresar su disgusto por las ofensas en su contra de algunos antiguos Legionarios de Cristo. En 2005, por motivos de edad avanzada, el reverendo Maciel se retiró del cargo de superior general de la Congregación de los Legionarios de Cristo».

«Después de haber sometido los resultados de la investigación a atento estudio, la Congregación para la Doctrina de la Fe, bajo la guía del nuevo prefecto, Su Eminencia el cardenal William Levada, ha decidido --teniendo en cuenta tanto la edad avanzada del reverendo Maciel como su débil salud-- renunciar a un proceso canónico e invitar al padre a una vida reservada de oración y penitencia, renunciando a todo ministerio público. El Santo Padre ha aprobado estas decisiones», se comunica.

El texto concluye diciendo que «independientemente de la persona del fundador, se reconoce con gratitud el benemérito apostolado de los Legionarios de Cristo y de la asociación "Regnum Christi"».

Tras la publicación del comunicado, la Congregación de los Legionarios de Cristo emitió una declaración en la que se explica que el padre Maciel, «ante las acusaciones hechas en su contra, afirmó su inocencia y siguiendo el ejemplo de Jesucristo optó siempre por no defenderse de ninguna manera».

«Él, con el espíritu de obediencia a la Iglesia que siempre lo ha caracterizado, ha aceptado este comunicado con fe, con total serenidad y con tranquilidad de conciencia, sabiendo que se trata de una nueva cruz que Dios, el Padre de Misericordia, ha permitido que sufra y de la que obtendrá muchas gracias para la Legión de Cristo y para el Movimiento "Regnum Christi"», afirma.

«Los legionarios y miembros del Movimiento Regnum Christi, a ejemplo del padre Maciel y unidos a él, acogemos y acogeremos siempre todas las disposiciones de la Santa Sede con profundo espíritu de obediencia y fe y renovamos nuestro compromiso de trabajar con toda intensidad para realizar nuestro carisma de la caridad y extender el Reino de Cristo sirviendo a la Iglesia», concluye la declaración.

El padre Marcial Maciel nació en Cotija de la Paz (Michoacán, México) en 1920. La Legión de Cristo, según se explica en su página web (Cf. http://www.legionariesofchrist.org), es una congregación religiosa de derecho pontificio, fundada en 1941.

Hoy cuenta con más de 650 sacerdotes y cerca de 2.500 seminaristas mayores y menores. Tiene casas establecidas en 18 países.

El movimiento de apostolado «Regnum Christi», también fundado por el padre Maciel, se compone de unos 65.000 miembros, seglares --hombres y mujeres--, diáconos y sacerdotes, esparcidos por todos los continentes.