Declaración del cardenal de Boston tras los escándalos de sacerdotes

Ningún niño volverá a ser víctima de abusos en su arquidiócesis, promete

| 807 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 17 abril 2002 (ZENIT.org).- La Sala de Prensa de la Santa Sede publicó este miércoles la siguiente declaración firmada por el cardenal Bernard Francis Law, arzobispo de Boston.



* * *



En los últimos días, he estado en Roma para buscar consejo. El centro de mis encuentros fue el impacto del caso Shanley y de otros casos de abuso ante la opinión pública en general y en particular ante los miembros de la arquidiócesis. El hecho de que mi renuncia haya sido propuesta como algo necesario formó parte de mis consultas.

Tuve la oportunidad de encontrarme con numerosos representantes de la Santa Sede. El Santo Padre me recibió delicadamente.

El Papa y las demás personas con las que me he encontrado, son sumamente conscientes de la gravedad de la situación. Tengo claro que la primera preocupación de la Santa Sede, así como de la Iglesia en la arquidiócesis, es la protección de los niños.

Como consecuencia de mi estancia en Roma, regreso a Roma alentado en mi esfuerzo por ofrecer el liderazgo más enérgico posible para asegurar, en la medida en que humanamente es posible, que ningún niño volverá a ser víctima de abusos por un sacerdote de esta arquidiócesis.

Mi intención es la de entregar un extenso historial de la manera en que la diócesis ha afrontado estos casos, revisando el pasado de la manera más sistemática y comprensiva posible, de manera que las cuestiones legítimas que se han suscitado sean respondidas. Los servicios de la Televisión Católica de Boston y del «The Pilot» [semanario de la arquidiócesis] colaborarán para hacer posible este historial.

Mientras tanto, como escribí a mis hermanos sacerdotes el pasado viernes, «mi deseo es el de servir a esta diócesis y a la Iglesia en su conjunto con todas las fibras de mi ser. Lo seguiré haciendo mientras Dios me de la oportunidad».

[Traducción del original inglés realizada por Zenit]