Declarado inocente un sacerdote italiano acusado de abusos a menores

El presbítero murió de un infarto a causa del sufrimiento moral por la acusación

| 344 hits

BOLONIA, 12 julio 2001 (ZENIT.org).- El padre Giorgio Govoni ha sido absuelto en apelación a título póstumo. La sentencia de primer grado lo consideró inocente pero el sacerdote de Módena (Italia) no pudo llegar a escuchar el veredicto que lo absolvía en primer grado de la terrible acusación de haber abusado de menores. Murió de infarto la víspera de la sentencia absolutoria en el despacho de su abogado.



Ahora de nuevo fue absuelto ayer en el recurso de apelación del Tribunal de Bolonia junto a otros ocho imputados que en principio habían sido considerados culpables de colaborar con el sacerdote.

El tribunal, tras nueve horas, confirmó o redujo las condenas para 7 de los 15 acusados. Los hechos se refieren a los abusos verificados en casas de dos pueblos de Módena. Mientras que los otros ocho, ahora absueltos, habían sido acusados de realizar sus presuntos abusos dentro del cementerio y en este segundo filón de la investigación, ahora desmontado, es donde se había visto implicado el padre Govoni.

Los hechos se remontan a 1996-97 con acusaciones de abusos contra 13 niños de entre 4 meses y 13 años por parte de padres, tíos, abuelos y una maestra.

El sacerdote de Módena se proclamó siempre inocente. Los abogados, tras la muerte del sacerdote, que no llegó a escuchar la primera sentencia absolutoria, para rehabilitar su memoria, pidieron un juicio de apelación que el tribunal rechazó. La sentencia de ayer rehabilitó al sacerdote.

“Era inocente, era querido por todo el vecindario, dirigía dos parroquias, asistía a su madre de más de noventa años (que vive todavía)”, declaró tras la sentencia la mujer que tuvo por un tiempo en custodia al niño de tres años del que partió toda la investigación.

La Iglesia de Módena confió siempre en el sacerdote injustamente acusado y el obispo lo dijo públicamente en la celebración de las exequias.