Decreto por el que se conceden indulgencias con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo

De la Penitenciaría apostólica

| 1070 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 3 febrero 2006 (


HREF=\"http://www.zenit.org/\">ZENIT.org).- Publicamos el texto del decreto emitido por la Penitenciaría apostólica por el que Benedicto XVI concede indulgencias especiales con motivo de la XIV Jornada Mundial del Enfermo, que se celebrará el 11 de febrero, memoria litúrgica de la Virgen de Lourdes.


DECRETO

Se conceden a los fieles indulgencias especiales
con motivo de la XIV Jornada Mundial del Enfermo




El sumo pontífice Benedicto XVI, movido por el vivo deseo de que de las enfermedades y dolores de los hombres, soportados con resignación y ofrecidos al Padre Eterno a través de la Virgen María, junto a los sufrimientos de su Hijo Redentor, y sobre todo apoyado por la esperanza de que se promuevan obras e iniciativas de piedad cristiana y de solidaridad social a favor de los enfermos, de manera particular, a favor de los que experimentan alguna forma de trastorno mental y que son marginados con más facilidad por la sociedad y por la propia familia, en la audiencia concedida a este cardenal penitenciario mayor el 2 de enero de este año, con motivo de la XIV Jornada Mundial del Enfermo, el 11 de febrero próximo, memoria litúrgica de la B. Virgen de Lourdes, que culminará con la celebración eucarística en la catedral de San Francisco Javier de Adelaida, en Australia.

A. Indulgencia plenaria
a los fieles que, según las acostumbradas condiciones (confesión sacramental, comunión eucarística y oración según las intenciones del Santo Padre) y con espíritu desapegado de cualquier pecado, participen devotamente el 11 de febrero próximo en la catedral de Adelaida o en cualquier otro lugar establecido por la autoridad eclesiástica en una ceremonia sagrada celebrada para impetrar de Dios las finalidades de la «Jornada Mundial del Enfermo».

Los fieles que en los hospitales públicos o en cualquier casa privada asistan caritativamente como «buenos samaritanos» a los enfermos, especialmente a los que a causa de algún trastorno mental exigen mayor paciencia, diligencia y atención y, con motivo de su servicio no puedan participar en la ceremonia antes indicada, alcanzarán el mismo don de la indulgencia plenaria, si en ese día prestan generosamente al menos durante alguna hora su asistencia caritativa a los enfermos como si lo hicieran al mismo Cristo Señor (Cf. Mateo 25, 40), teniendo el espíritu desapegado de todo pecado y el propósito de cumplir, cuando puedan, las condiciones exigidas para alcanzar la Indulgencia plenaria.

Los fieles, por último, que por enfermedad, por edad avanzada o por cualquier razón de este tipo no puedan participar en la ceremonia antes indicada, alcanzarán la indulgencia plenaria a condición de que, teniendo el espíritu desapegado de cualquier pecado y proponiéndose siempre cumplir con las acostumbradas condiciones en cuanto les sea posible, en ese día, unidos al Santo Padre, participen espiritualmente con el deseo en la citada celebración, recen devotamente por todos los enfermos y ofrezcan a Dios, a través de la Virgen María, «Salud de los enfermos», sus sufrimientos físicos y espirituales.

B. Indulgencia parcial
a todos los fieles, del 9 al 11 de febrero, cada vez que, con corazón contrito, dirijan a Dios misericordioso devotas oraciones para implorar las citadas finalidades de ayuda a los enfermos.

Este decreto sólo tiene vigor en esta ocasión. No obstante cualquier disposición contraria.

Dado en Roma, en la sede de la Penitenciaría apostólica, el 18 de enero de 2006, inicio de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos.


Cardenal JAMES FRANCIS STAFFORD
Penitenciario mayor
Gianfranco Girotti, o.f.m. conv.
Regente
[Traducción del original en latín realizada por Zenit]