Defensa de la vida y de la familia, en el centro de las elecciones en Italia

El Movimiento por la Vida hace un llamado a los candidatos en estas elecciones

| 2151 hits

ROMA, lunes 15 de marzo de 2010 (ZENIT.org).- El Movimiento italiano por la vida MpV hizo un llamamiento a todos los candidatos Gobernadores y a todos los candidatos consejeros de las 13 regiones donde se realizarán elecciones los días 28 y 29 de marzo para que la defensa de la vida y de la familia sean objeto de los programas electorales y de la aplicación de políticas para el bien común.

En particular, pidieron reconocer la vida desde la concepción hasta la muerte natural y la reforma de los consultores familiares para que su papel vaya más allá de una mera firma de autorizaciones al aborto en algunos casos.

El llamamiento ha sido dirigido a los candidatos de todas las listas. El MpV se ha comprometido con los mismos candidatos y especialmente con los electores para rendir cuentas de las adhesiones al llamado.

“La razón decisiva para no resignarse ante el aborto es, más en general, de frente a la destrucción de seres humanos en estado embrionario – comienza el mensaje del MpV – es que se trata de “seres humanos”, es decir, necesariamente, de “sujetos” de “personas” particularmente frágiles y pobres que deben ser tratadas como tal.

“Por eso – continúa – la tutela del derecho a la vida desde la concepción es una cuestión también política. Lo es en modo central, primario, porque el mismo fundamento del Estado y de la comunidad internacional es la protección y la promoción de la dignidad de cada ser humano”

El llamado del Mpv explica que “no fue fácil proclamar en la declaración de independencia americana de 1776 y en la declaración francesa del 89, que todos los seres humanos son libres e iguales” así como “no ha sido fácil superar el apartheid de los negros. También actualmente, no es siempre fácil obtener la proclamada igualdad de las mujeres y de los hombres y es difícil también la igualdad de los extracomunitarios”

Según el MpV “ha habido un problema ético y cultural, también político” y “sólo la política puede formalmente consagrar la igualdad en la ley. Así ha sido, así debe ser hoy. La proclamación de un principio no es un gesto inútil. Es el presupuesto necesario de un camino consecuente”.

El MpV recuerda que “en la vigilia de las últimas elecciones políticas la propuesta de una moratoria sobre el aborto paralela a la moratoria de la pena de muerte, intentaba promover una integración de la declaración universal de los derechos del hombre agregando que el derecho a la vida es reconocido desde “la concepción”.

Así se adhirieron miles de persones, muchos parlamentarios de las diferentes partes “pero – subraya el llamado – no es racional pedir a otros lo que podemos hacer en casa nuestra: en Europa. En Italia, en las regiones”.

En las regiones, hay un estatuto modificable, integrable y por ello el Movimiento por la vida pide a los jefes de los partidos, a los aspirantes gobernadores, a todos los candidatos, de “asumir el compromiso de hacer todo lo posible por inscribir en los estatutos regionales el reconocimiento del derecho a la vida de cada ser humano desde la concepción”.

Luego de haberse referido también al Manifiesto presentado por el Foro de las asociaciones familiares, el MpV agregó un segundo pedido, es decir, “la reestructuración de los consultores familiares para restituiros a su función esencial: ser instrumentos que de manera límpida e única, visiblemente protegen el derecho a la vida de los hijos, no en contra sino junto a las madres”

“El sentido de la historia y dignidad humana – dice el llamado – La grande política puede partir también de abajo. Las próximas elecciones regionales pueden ser una ocasión para inserir las regiones en la gran política”, concluye.



Por Antonio Gaspari, traducción del italiano por Carmen Elena Villa