Demasiado retraso de la respuesta mundial a la crisis del Cuerno de África

Nadie quiso escuchar las señales de alarma, destacan asociaciones católicas

| 1151 hits

ROMA, miércoles 21 de septiembre de 2011 (ZENIT.org).- La comunidad internacional ha reaccionado demasiado tarde a los síntomas de la gran hambruna del Cuerno de África, que está doblegando Somalia, Kenya, Etiopía, Djibouti, Eritrea, Sudán del Sur, Uganda y Tanzania.

Lo afirman los Salesianos de Don Bosco en Etiopía, que están coordinando las ayudas para los refugiados provenientes de Somalia y para la población local, y destacan que ya en diciembre de 2010 se lanzó una alarma de lo que podía suceder.

En ese momento, sin embargo, “nadie quiso escucharlo”, declaró a la asociación caritativa católica internacional Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) Mattia Grandi, uno de los coordinadores locales del proyecto.

Se calcula que casi 13 millones de personas sufren las consecuencias de la carestía y para la ONU 750.000 pueden morir.

Para Grandi, la mayor petición de ayuda viene actualmente del campamento de paso de Dolo Odo, donde los que huyen de Somalia deben pasar algunos días para ser registrados.

Hasta que este registro no se produce, de hecho, no pueden disfrutar del estatus oficial de refugiados, por lo que no pueden participar en los programas de distribución de ayudas de la ONU.

El campamento fue proyectado para 5.000 personas pero acoge casi a 15.000, la mayor parte de ellos mujeres, ancianos y niños, ya que muchos hombres somalíes han sido secuestrados por las milicias de Al Shabaab o asesinados.

También otros cuatro campamentos, que acogen a los refugiados después de su registro, están llenos pero la distribución de ayudas funciona mejor que en el campamento de tránsito.

La afluencia no se detiene y cada día atraviesan las fronteras buscando ayuda de 1.800 a 2.000 personas.

Para Grandi, necesitan asistencia médica inmediata sobre todo los que han sido detenidos en Somalia por las milicias islamistas de Al Shabaab y que para conseguir llegar a la frontera han tenido que caminar casi un mes.

Ayuda a la Iglesia Necesitada apoya los programas de ayuda de los Salesianos de Don Bosco en Etiopía con 50.000€.