Denuncian “linchamiento mediático” contra el Papa y el cardena Rivera

Declaración del Consejo de Analistas Católicos de México

| 3133 hits

CIUDAD DE MÉXICO, lunes, 26 abril 2010 (ZENIT.org).- El Consejo de Analistas Católicos de México ha hecho pública este lunes una declaración sobre “el desprestigio mediático sobre el Papa Benedicto XVI y el cardenal Norberto Ribera Carrera por los casos de pederastia”, al que califican de “linchamiento mediático”.

Los laicos que integran el Consejo de Analistas Católicos de México (CACM) denuncian en su declaración, remitida a ZENIT por Carlos Montiel, presidente del CACM, que “la intención de diversos medios de comunicación de informar sobre la pederastia al interior de la Iglesia, no es otra que efectuar una campaña de linchamiento mediático contra el Papa y el arzobispo primado de México, dedicándose a explotar el escándalo rayando en el amarillismo que caracteriza a quienes buscan hacer negocio en lugar de transmitir información certera y veraz”.

Añaden que “la ineficiencia de algunos medios, los ha llevado ha convertirse en jueces relegando su labor de informadores para dedicarse a castigar”. “Presenciamos una etapa de falta de investigaciones serias y un repunte en la divulgación informativa que alienta el morbo y la calumnia”, subrayan.

Consideran que “el inaceptable descrédito del pontificado del Santo Padre Benedicto XVI proviene del lobby político, del impacto mediático y de las organizaciones privadas que han visto afectados sus intereses, como consecuencia de la campaña pro-vida y pro-familia que ha emprendido la Iglesia”.

Según los analistas católicos, “su deseo es retirar del espacio público a la Iglesia católica, o en el menor de los casos, manchar su imagen pública”.

Añaden que, analizando la situación actual, se percatan de “que quienes buscan diluir el liderazgo de la Iglesia como formadora de sociedades y familias son quienes pugnan por una falsa, pérfida y eufemística democracia para someterla a los intereses, caprichos y voluntad del Estado y de algunos partidos políticos, con esa soñada dependencia de lo religioso al laicismo que quiere la pronta destrucción de la religión”.

Los analistas católicos manifiestan su “plena adhesión al Santo Padre Benedicto XVI quien ha afrontado, de manera decisiva, los lamentables casos de pederastia” y exigen “de los informadores y medios de comunicación que han actuado hostilmente contra de la Iglesia, presentar en lo sucesivo las pruebas que avalen sus artículos u opiniones”.

Así mismo manifiestan su “apoyo y respaldo al arzobispo primado de México, el cardenal Norberto Rivera Carrera, quien ha anunciado cero tolerancia a pederastas que puedan actuar en la arquidiócesis”.

En este sentido, rechazan “la campaña realizada en su contra a través de la activación de recursos jurídicos que son distracción, engaño mediático y oportunista que busca sacar ganancias económicas al reabrir expedientes que, en su momento, fueron analizados por las autoridades competentes que exoneraron al señor cardenal”.

“Por eso decimos ¡basta!, al impacto mediático impulsado por quienes pretenden exigir de la Iglesia indemnizaciones y la instauración de procesos judiciales contra el Papa Benedicto XVI y los prelados de la Iglesia”, subrayan. Afirman “con certeza que el Santo Padre es un líder necesario para promover y mejorar las relaciones sociales, políticas, económicas y culturales en el orbe”.

Anuncian “que la Iglesia católica no ha perdido su credibilidad luego de los escándalos cometidos por curas pederastas”. Por el contrario, recuerdan a “aquellos católicos que de forma heroica han mantenido su fe integra: obispos, sacerdotes, religiosos(as), líderes y fieles laicos”. Exigen “a los responsables de la información y a las autoridades competentes, velar por el respeto a la libertad religiosa y dejar de inducir al público para que crea que toda la Iglesia actúa con doble moral”.

Exigen “de los diputados y senadores integrantes del Congreso de la Unión, congruencia en sus proyectos legislativos sobre el estado laico, la libertad religiosa y de los relativos a las sanciones penales contra pederastas y a los jueces, ser imparciales en la aplicación de la justicia”.

“El problema de la pederastia –aseguran--, es sin duda, inadmisible y del mismo modo lo es el aborto. Si el primero desfigura el futuro de la persona, el segundo rompe, destruye y elimina todo futuro de vida”.

Lamentan “el dolor  de aquéllos que padecieron y sufrieron abusos cometidos por algunos pastores y ex clérigos de la Iglesia”.

El Consejo de Analistas Católicos de México “tiende lazos de solidaridad a todos los afectados, rogando a Dios por el alivio ante esta abominable situación, además de su gracia para que ellos sean hombres y mujeres que denuncien el delito, y que su valiente testimonio sirva para mejora de la sociedad entera”.

Concluyen expresando su “confianza en la Misericordia Divina para  aquéllos que han sido ensombrecidos con el deseo de la destrucción del prójimo y sean iluminados para que, convirtiéndose, puedan formar parte de la Iglesia de Cristo que ha sido herida por sus pecados”.

Por Nieves San Martín