Denver llora a las víctimas del tiroteo

Arzobispo Aquila habla de perdón a la luz de la tragedia

| 1159 hits

Por Ann Schneible

DENVER-COLORADO, Miércoles 25 julio 2012 (ZENIT.org) -. El tiroteo mortal que tuvo lugar en Aurora, Colorado, el pasado viernes plantea interrogantes sobre la naturaleza del bien, del mal y del perdón, dijo el arzobispo de Denver, monseñor Samuel Aquila. Doce personas murieron y 58 más resultaron heridas la madrugada del último viernes, cuando un hombre disparó contra los asistentes a una función de medianoche de la última película de Batman. Se trata del peor tiroteo en Colorado desde aquel de la escuela secundaria Columbine en 1999, donde 12 estudiantes y un profesor fueron asesinados por dos adolescentes armados. El arzobispo de Denver habló con ZENIT sobre la tragedia.

El terrible crimen tuvo lugar en un área metropolitana que es el núcleo de otro delito similar: el tiroteo de Columbine. ¿Podría decirnos el impacto que esto ha tenido en la comunidad?
- Arzobispo Aquila: El tiroteo que tuvo lugar el viernes fue un acto de maldad, un acto de verdadera violencia. Nuestra comunidad está conmocionada y entristecida por la misma. Como comunidad, se plantea preguntas sobre el bien y el mal, la guerra espiritual y moral entre el bien y el mal. Por la gracia de Dios, el pueblo de Aurora y de Colorado han respondido con gran amor, con caridad y con misericordia para con los heridos y las familias que perdieron a sus seres queridos.

¿Cuál orientación se le puede dar a los que han sido afectados por este delito, a fin de conducirlos hacia el perdón?
- Arzobispo Aquila: El autor de esta acción ha cometido un grave acto de maldad y debe ser tratado según nuestro procedimiento civil. La respuesta a nivel humano es la ira y tal vez la venganza. No es fácil perdonar así, pero la gracia de nuestro bautismo nos permite amar con el amor divino. Nuestro Señor nos da una enseñanza clara sobre el perdón en Mateo 6,14: "Si perdonan a los otros sus ofensas, su Padre celestial los perdonará a ustedes". Puede que tome tiempo perdonar, pero la única manera de sanar la herida es con el perdón.

¿Qué tipo de apoyo proporciona la Archidiócesis a las víctimas y a sus familias?
- Arzobispo Aquila: Los sacerdotes y diáconos de la Archidiócesis de Denver han proporcionado atención pastoral en los hospitales, hogares, y en las iglesias a las personas involucradas en la tragedia. He tenido la suerte de reunirme con los familiares de las víctimas, que son personas que están sufriendo de verdad. Vamos a ofrecer nuestras oraciones, nuestra solidaridad, y la asistencia de nuestra comunidad en un momento en que la presencia de Cristo es muy necesaria.

¿Qué mensaje le gustaría transmitir a las víctimas y a sus familias?
- Arzobispo Aquila: Este tipo de eventos son dolorosos para nosotros porque no tienen sentido, porque afectan a nuestras creencias acerca de la estabilidad, la justicia y la seguridad. Parecen ser muertes sin sentido. Entiendo el dolor y la tristeza y he estado pensando a menudo sobre el significado de nuestro sufrimiento, y sé que en nuestro sufrimiento nos volvemos más estrechamente configurados con Jesucristo. Nuestro sufrimiento es una oportunidad para conocer más a Dios. La muerte no es lo suficientemente fuerte como para separarnos de Dios que es amor.

Traducido del inglés por José Antonio Varela V.