Derogar las leyes del aborto o ''matrimonio igualitario''

Piden obispos uruguayos en su Plenaria

Montevideo, (Zenit.org) Redacción | 844 hits

La Conferencia Episcopal del Uruguay (CEU) se reunió en su primera asamblea plenaria ordinaria de este año en la ciudad de Florida, del 10 al 16 de abril. A término de la reunión episcopal la CEU, difundieron un comunicado donde detallan la tarea y reflexión de los prelados uruguayos durante la Asamblea. 

Los prelados comenzaron dedicando un tiempo prolongado para compartir, entre otros temas, sus reflexiones y sentimientos ante los dos acontecimientos eclesiales que marcaron el comienzo de este año: la renuncia del Benedicto XVI y la elección del Papa Francisco.

La renuncia de Benedicto XVI despertó en los obispos un profundo respeto, al tiempo que una honda gratitud por su rico magisterio, sus valientes decisiones e intervenciones para sanar a la Iglesia y su cercanía pastoral a América Latina, expresada en significativas visitas. 

Con respecto al papa Francisco, los obispos expresaron su alegría porque el nuevo obispo de Roma provenga de la orilla argentina del Río de la Plata que nos hermana; alientan la esperanza de que el nuevo sucesor de Pedro dé testimonio del camino de la Iglesia en América Latina y continúe animando la Nueva Evangelización, que ya ha recibido un fuerte impulso en estas primeras semanas de pontificado. 

Estos pensamientos fueron vertidos en una carta que la CEU dirigió al santo padre, manifestándole su adhesión, en la que también se expresa el anhelo de que en un futuro no muy lejano nuestro pueblo pueda alegrarse con su visita. 

Un espacio importante de la asamblea estuvo dedicado a avanzar en la elaboración de las nuevas Orientaciones Pastorales de la CEU, que marcarán las prioridades de la Iglesia en el Uruguay en el quinquenio 2014-2019. 

Aborto y matrimonio igualitario

Ante la posibilidad de convocar a un referéndum que decida si se anula la ley del aborto, los obispos recordaron su declaración del 13 de noviembre de 2012: "Los derechos humanos y este primordial derecho a la vida no pueden quedar sujetos a mayorías circunstanciales de un cuerpo legislativo o electoral", indicaron.

"Sin embargo –añadieron--, ante la situación que se ha creado, sigue siendo el deber de los laicos católicos y de los hombres y mujeres de buena voluntad aportar sus esfuerzos para procurar que nuestra legislación respete el derecho a la vida humana desde su concepción. Quedando en manos de los ciudadanos la elección de los medios que estimen oportunos, alentamos las iniciativas legítimas que busquen la derogación de esta ley".

"En caso de que, efectivamente, se convoque a una votación, la CEU hará conocer su posición en ese momento", indicaron.

Sobre la ley del "matrimonio igualitario", los obispos uruguayos recordaron que usar el término "matrimonio" para las uniones homosexuales va contra la naturaleza misma de esta institución, basada en la unión de un hombre y una mujer para formar una familia. 

"Llamar de manera igual a realidades desiguales, so pretexto de igualdad, no es justicia sino asimilaciones inconsistentes que sólo harán que se debilite todavía más el matrimonio. Constatar una diferencia real no es discriminar", advirtieron. 

Asimismo, denunciaron que esta medida pone en riesgo a los niños de convertirse en objetos, "especialmente cuando se plantea la adopción plena como un derecho de todos los matrimonios, sin tener en cuenta que debe primar el interés del propio niño de crecer, en lo posible, con una clara referencia materna y paterna". 

En el mensaje final, los obispos también exhortan a "fortalecer el papel de los fieles laicos, inmensa mayoría de los católicos, para que participan aún más activamente de la misión que Jesucristo confió a toda la Iglesia: el anuncio del Evangelio, ser levadura en la masa y sal de la tierra, ser luz del mundo".