Desde el principio de año, 22.308 nuevos católicos en China

El número de bautismos está en alza

| 1208 hits

SHIJIAZHUANG, martes, 5 mayo 2009 (ZENIT.org).- Numerosos estudios lo indican desde hace años: China vive un "despertar de las religiones" y, si la sed espiritual de los chinos "beneficia" a todas las religiones y movimientos religiosos, parece que sean las Iglesias cristianas, especialmente las protestantes, quienes atraen el mayor número de nuevos creyentes. 

Un artículo recientemente publicado por el diario católico Xinde (La Fe), citado por "Eglises d'Asie", informa que la Iglesia católica no se mantiene al margen de esta tendencia y precisa que el número de bautismos está netamente en alza, dado que la Iglesia sabe mostrarse emprendedora en el campo de la evangelización. 

Allí donde las catástrofes naturales, tales como el terremoto de Sichuan, hacen estragos, el número de catecúmenos está también en neto crecimiento. 

En un artículo publicado el 22 de abril, Xinde, que se edita en Shijiazhuang, en Hebei, indica que, desde el principio de este año, 22.308 personas han sido bautizadas en la fe católica en China. 

Este cálculo recoge datos proporcionados por 90 de las 97 diócesis de la parte "oficial" de la Iglesia y por tanto no tiene en cuenta los bautismos administrados en la parte "clandestina" de la Iglesia. 

Se indica que las cifras comunicadas por ciertas diócesis son incompletas y sólo reflejan los bautismo celebrados en las parroquias de los grandes centros urbanos. 

Como quiera que sea, el número de bautismos ha aumentado este año cerca del 40% en comparación con las cifras del año pasado. 

Concretamente, parece extraño que en una catástrofe natural como el terremoto que arrasó una parte de Sichuan, en mayo de 2008, contribuya a llevar nuevos fieles a la Iglesia. Así, informa el periódico, con 390 bautizados, el número de nuevos católicos se ha duplicado este año en la diócesis de Chengdu. 

Según el padre Peter Wu Xianliang, de Chengdu, la gente que ha vivido la prueba de este terremoto experimenta una mayor necesidad de apoyo espiritual y religioso. 

En la diócesis vecina de  Chongqing, también duramente golpeada por el seísmo, se han celebrado en Pascua 1.400 bautismos, lo que supone una cifra tres veces superior a la del año pasado.