Detenido el proyecto Clínica de la Mujer en Colombia

Planeado por la alcaldía de Medellín, buscaba promover el aborto

| 1809 hits

MEDELLÍN, jueves 2 de diciembre de 2010 (ZENIT.org).- La movilización de la sociedad civil “miles de mujeres, padres de familia y sobre todo jóvenes” ha sido una de las razones de la reciente caída del proyecto de la Cínica de la mujer en la ciudad de Medellín, Colombia.

Ellos “se han pronunciado en contra de este proyecto que buscaba desde la perspectiva de género, atentar contra la mujer, la vida y la familia”, dice un comunicado de prensa enviado a ZENIT por la red Antioquia Provida.

La decisión de detener este proyecto fue tomado por el Consejo Territorial de Seguridad Social en Salud por considerar que la Clínica de la Mujer estaba llena de vacíos, no hablaba de costos de construcción y menos de dotación.

Este proyecto que hacía parte del Plan de Desarrollo de la Alcaldía de Medellín. Su construcción iba a tener un costo de 17 mil millones de pesos (8 mil dólares, provenientes de dineros públicos). El mantenimiento también iba a estar a cargo del municipio y este debía contar con la aprobación de la Dirección Seccional de Salud de Antioquia (DSSA).

La Clínica de la mujer era un polémico proyecto que promovía la alcaldía de Medellín cuyo inicio se tenía estipulado para el año pasado en el sector de Aranjuez, uno de los barrios más deprimidos de esta ciudad colombiana.

El enfoque de este centro era el de brindar a las mujeres de escasos recursos, las bases de la llamada salud sexual y reproductiva bajo la ideología de género.

La semana pasada Carlos Mario Rivera, jefe de la Dirección Seccional de Salud de Antioquia, anunció en declaraciones a la prensa que la Clínica no había sido aprobada por el Consejo Territorial porque "como está planteada, no es una necesidad ni para Medellín, ni para el área metropolitana".

Aborto

Dentro de los servicios que pretendía ofrecer la Clínica de la mujer estaba el de la práctica del aborto en los casos despenalizados por la Corte Constitucional Colombiana en el año de 2006: peligro para la salud de la madre, malformación del feto y embarazo como fruto de violación o incesto.

Sin embargo, a pesar de se tratarse de un centro de salud femenino, no se tenían estipulados la atención de partos, cesáreas ni cuidados en el embarazo.

Ante el proyecto de creación del centro, surgió el grupo Antioquia Provida, en el que miles de miembros se unieron para pedir claridad como red de ciudadanos inconformes y proponer acciones nuevas, bajo un enfoque de respeto por la vida de todos los seres humanos.

Por medio de cartas enviadas al alcalde de Medellín Alonso Salazar y dos marchas a favor de la vida (una de ellas realizada paralelamente a la gran marcha que se efectuó en España el 17 de octubre de 2009), decenas de miles de ciudadanos pidieron a la administración municipal un cambio de objetivos en dicho proyecto.

Las manifestaciones fueron una de las causas de la crisis política que se vivió en la alcaldía de Medellín y que llevó a la renuncia de varios funcionarios, entre ellos de la secretaria municipal de salud Luz María Agudelo, así como de la secretaria para la mujer Rocío Pineda, dos grandes abanderadas de la Clínica de la mujer, hecho que debilitó fuertemente este proyecto y que lo llevó finalmente a su caída.

Sin embargo, algunos concejales de Medellín expresaron su desacuerdo con la detención de dicho proyecto.

En una carta enviada recientemente al gobernador de Antioquia (departamento donde está ubicada esta ciudad), aseguraron que esta clínica “da respuesta a la cantidad de mujeres que han quedado desatendidas en materia de salud mental, salud sexual, salud reproductiva”, especialmente “a la atención y prevención de todas las formas de violencia, estas últimas en preocupante incremento y hoy reconocidas como problema de salud pública de la ciudad y del país”.