Día 4 del viaje a Corea: el Papa bautizó al coreano Francisco

Lee Ho Jin, es el papá de un joven muerto en el Ferry. A continuación viajó al Santuario de Haemi, donde encontró a los obispos

Roma, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 1164 hits

Este domingo 17 de agosto es el cuarto y penúltimo día del víaje apostólico del papa Francisco en Corea.

Por la mañana temprano, a las 7 horas locales, el Santo Padre bautizó en la capilla de la nunciatura al coreano Lee Ho Jin, el papá de uno de los jóvenes muertos en el naufragio del ferri Sewol. Lee Ho Jin había pedido al Santo Padre el bautismo, con motivo del encuentro entre el Papa y los sobrevivientes y familiares de la tragedia.

Lo informó poco después de la ceremonia, la Oficina de Prensa de la Santa Sede, en un comunicado en el cual añadió que el bautizado fue acompañado por un hijo, una hija, y por el sacerdote que lo había presentado al Papa cuando estuvo en el estadio de Daejon.

"Una celebración realizada en forma simple y guiada en coreano por el sacerdote jesuita John Chong Che-chon, que asiste al Papa como interprete de idioma coreano", indica el texto. 

“El Santo Padre intervino personalmente en el bautismo con la infusión del agua y la unción con el sacro crisma”, indica el comunicado. Y añade que al bautizado ha elegido el nombre Francisco. “El Papa estaba contento -concluye el comunicado- de participar así, en un modo no planeado con anterioridad, al gran ministerio de administración del bautismo de adultos en la Iglesia de Corea”.

Después el Santo Padre viajó a Haemi, en donde tuvo un encuentro con los obispos en el Santuario, y después comió con los obispos en el refectorio allí ubicado.

A las 16 horas locales, las 9 de la mañana en Roma, termina la jornada pública del Pontífice con la Santa misa conclusiva de la 6ª Jornada de la Juventud Asiática. La misa se celebra en el Castillo de Haemi. Desde allí el Santo Padre regresa a Seúl para pasar la última noche de su viaje a Corea.

Hablando con Asia News, Lee Ho Jin que frecuentaba la Iglesia católica desde hace dos años, llevó la cruz durante la última peregrinación en honor de las victimas, la cual recorrió 900 kilómetros a pié.