Diálogo interreligioso en Argelia

La experiencia del misionero Silvano Zoccarato

| 1985 hits

ROMA, miércoles 7 de octubre de 2009 (ZENIT.org).- Un bello ejemplo de diálogo interreligioso aplicado con un cierto éxito (el “diálogo de vida”, no el teológico) se está dando en Argelia, país atormentado por una rastrera guerra civil y por actos de terrorismo que dificultan el desarrollo del país.

Los cristianos argelinos son una minoría en un gran país de 36 millones de habitantes, muy rico en recursos naturales pero cuyo desarrollo ha sido bloqueado por la inestabilidad política, y con más del 30% de analfabetos.

Hay algunos miles de católicos entre los técnicos y los trabajadores del petróleo en los pozos del desierto.

En los primeros años del cristianismo, Argelia era cristiana; en los tiempos modernos, los Padres Blancos (“Misioneros de África”) del cardenal Carlo Marziale Lavigerie (1825-1892), arzobispo de Argel, refundaron la Iglesia en Argelia, que hoy está presente a través de cuatro diócesis: Argel, Costantina, Orán y Laghouat-Ghardaia.

Por invitación del obispo de esta última, “la diócesis del desierto del Sáhara”, los misioneros del Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras (PIME) asumieron la parroquia de Touggourt, donde residían también las Hermanas del beato padre De Foucauld.

El padre Silvano Zoccarato, que fue misionero en Camerún durante treinta años, permanece allí desde el año 2006 con dos jóvenes sacerdotes misioneros, Emanuele Cardani (de la diócesis de Novara, asociado al PIME) y Davide Carraro.

Tras tres años en una ciudad islámica tradicional, el padre Silvano ha publicado un librito de notable fuerza expresiva sobre su todavía breve experiencia de vida entre los musulmanes argelinos:

Cartoline dall'Algeria” (“Postales de Argelia”) (PIME, Milán 2009, 64 páginas, 5€).

Se trata, no del resumen orgánico de su experiencia, sino de casi un pequeño blog que recoge su jornada, los encuentros con la gente, las visitas a los jefes islámicos y sus familias, la enseñanza del francés y el italiano a jóvenes deseosos de conocer y aprender, y la Santa Misa al alba con tres o cuatro hermanas del Beato De Foucauld, presentes también en Touggourt en la casa donde fue fundada su congregación.

Páginas de sabiduría evangélica en el desierto del Sáhara, viviendo con un pueblo acogedor y dispuesto al diálogo y a la ayuda, naturalmente sin poder anunciar claramente a Jesús, el Evangelio, el cristianismo y mucho menos la “conversión” a Cristo, para no correr el riesgo de ser acusado y expulsado por “proselitismo”.

Silvano viene de Camerún, donde ha experimentado durante treinta años la alegría a veces llena y explosiva de la vida misionera, entre pueblos que acogen a Cristo y se dejan conquistar por el Evangelio, manifestando abiertamente con cantos y danzas abrumadoras el entusiasmo por el don de la fe recibida.

En Argelia está experimentando otro tipo de presencia misionera entre los no cristianos y tiene, como decirlo, la humildad y la flexibilidad de aceptarlo con sencillez y con alegría, sin lamentar el pasado.

Él sabe, y lo cuenta en “Cartoline dell'Algeria”, que también las semillas sembradas en el desierto (del Sáhara) producen buenos frutos por obra del Espíritu Santo.

Una gran enseñanza para todos nosotros, sacerdotes, hermanas, diáconos, agentes de pastoral en la Italia secularizada que vive como si Dios no existiera. Estamos tentados por el desaliento, la depresión, el abandono, nos parece que todo es inútil.

Un día, un párroco me decía: “¿Qué estoy haciendo entre esta gente? He intentado de todo y casi nadie me sigue!”. También Silvano ha tenido estas dudas y tentaciones, pero ha experimentado que la fe en la acción misteriosa pero real del Espíritu Santo le da serenidad y alegría para continuar en su misión.

Su vida es oración, estudio, acogida, relaciones, amistades y ayuda mutua con la gente de Touggourt. En definitiva, “el diálogo de la vida” y poco más.

Dice sentir “la llamada a una oración más profunda” y hace todo lo que puede en esa situación, pidiéndole al Espíritu Santo que haga el resto.

[Por el padre Piero Gheddo, traducido del original italiano por Patricia Navas]

-----------

* El padre Piero Gheddo, exdirector de Mondo e Missione y de Italia Missionaria, es el fundador de AsiaNews. Como misionero, ha viajado a misiones de todos los continentes. Desde 1994 dirige la Oficina histórica del PIME y es postulador de varias causas de canonización. Enseña en el seminario preteológico del PIME en Roma. Es autor de más de 70 libros. Su última publicación es un libro-entrevista realizado por Roberto Beretta y titulado “Ho tanta fiducia” (“Tengo mucha confianza”) (Editorial San Pablo).