Diario vaticano preocupado por la inestabilidad en los mercados agrícolas

Se hace eco de la advertencia de las Naciones Unidas

| 1652 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 10 septiembre 2010 (ZENIT.org).- El diario de la Santa Sede ha recogido información que muestra preocupación ante el aumento del precio del trigo y la inestabilidad que puede provocar en los mercados agrícolas.

L'Osservatore Romano, en su edición italiana del 9 de septiembre, recoge el llamamiento de la ONU a la comunidad internacional para responder rápidamente y con eficacia al retorno de la inestabilidad en los mercados agrícolas. Un modo de evitar la especulación y las revueltas del pan.

La advertencia -informa L'Osservatore Romano- fue lanzada este martes por el relator especial de Naciones Unidas sobre el derecho a la alimentación, Olivier De Schutter, que pocos días después de las protestas del pan en Mozambique,  denuncia la especulación que causa el encarecimiento de los alimentos, sobre todo en los países pobres.

"No hacer nada, sería inaceptable", añadió De Schutter en un comunicado difundido este martes en Ginebra. El relator de la ONU recuerda que, en 2008, la crisis alimentaria cogió a muchos gobiernos por sorpresa, aunque "hoy comprendemos mucho mejor lo que debemos hacer para hacer realidad el derecho a la alimentación. Los expertos han hecho su trabajo. Corresponde ahora a los gobiernos pasar a la acción".

A este respecto, De Schutter subraya que, a pesar de los compromisos asumidos en 2008, se ha hecho muy poco y advierte que en la reunión especial convocada en Roma para el próximo 24 de septiembre por la FAO, la agencia de la ONU para la alimentación y la agricultura, se debe superar el nivel de mera denuncia y tomar medidas sobre la especulación y las reservas alimentarias.

"El aumento de los precios se agudiza por la especulación de los agentes comerciales cuya actividad no está suficientemente regulada", denuncia el relator de la ONU, mientras que "las poblaciones de los países pobres y los importadores directos de productos alimenticios son los más afectados".

Schutter hizo también un llamamiento a los donantes para que aumenten su apoyo a los países pobres importadores netos de alimentos.

El comunicado subraya que en el último mes, tras la prohibición de exportación de cereales anunciada por Rusia y la especulación resultante, los precios de los alimentos en los mercados internacionales han subido un 5%, llegando al nivel más alto desde septiembre de 2008. Y esto precisamente cuando la producción de cereales en 2010 se anuncia como la mejor cosecha de la historia.

Por Nieves San Martín