Diez modos de recibir a los catecúmenos, según los obispos de EE.UU.

Piden a los católicos acoger a los nuevos miembros de la Iglesia

| 2602 hits

WASHINGTON, miércoles, 24 febrero 2010 (ZENIT.org).- La próxima Pascua, miles de personas entrarán en la Iglesia Católica y los obispos de Estados Unidos han animado a los fieles a encontrar modos de dar la bienvenida a los más recientes miembros, empezando ahora.

La Conferencia Episcopal hizo pública este lunes una lista con diez sugerencias, desarrolladas por el padre Richard Hilgartner, asistente del director del Secretariado para el Culto Divino, para construir esta actitud de bienvenida.

Un comunicado de la Conferencia explica que la Cuaresma es el momento de la preparación final de aquellos que recibirán los sacramentos del Bautismo, Confirmación y Eucaristía, en la Misa de la Vigilia Pascual.

Animan a las parroquias a empezar a rezar ahora por los candidatos y catecúmenos que se están preparando para estos sacramentos, incluso invitando a los fieles a comprometerse a rezar por una persona en particular.

Otra sugerencia detallada en la lista es “estar atentos” “al itinerario de aquellos que en el Rito de la Iniciación Cristiana de Adultos pueden ser un ejemplo para todos”.

Los pasos de quienes están dando “pasos concretos” para seguir a Dios pueden “inspirar, especialmente durante la Cuaresma cuando los cristianos se esfuerzan en seguir al Señor más de cerca”, señala el padre Hilgartner.

Invita a los católicos a participar en los diversos rituales públicos que llevan a la Pascua, y en especial en la Misa de la Vigilia.

El sacerdote anima a los fieles a cultivar un espíritu de bienvenida, ser testigos para los nuevos católicos, e invitarles a crecer más profundamente en la vida de la Iglesia.

Subraya el mensaje de conversión continua para todos los cristianos, que se manifiesta en la conversión de aquellos que están bautizados pero desean la plena comunión con la Iglesia.

Estas personas “recuerdan a los cristianos que todos están llamados a seguir al Señor, que habla siempre y llama al arrepentimiento, la conversión continua y un cambio del  corazón, para ser discípulos más auténticos”, afirma el padre Hilgartner.

Afirma que los más recientes miembros de la Iglesia recuerdan a todos los católicos que el periodo después del Bautismo, que es “continuo y esencialmente lo que todos los miembros de la Iglesia hacen a través de sus vidas”, es un tiempo para “crecer más profundamente en la fe y la relación con Cristo, discerniendo constantemente su voluntad”.

Traducido del inglés por Nieves San Martín