Diócesis de Chiapas pide diálogo para preservar la paz

Tensiones tras la reforma de una ley indígena

| 915 hits

SAN CRISTÓBAL DE LAS CASAS, 11 mayo 2001 (ZENIT.org).- Ante el aumento de las «tensiones» en las comunidades de Chiapas y «el riesgo de que se fortalezcan los grupos paramilitares y la violencia» por la aprobación de una reforma en materia indígena diferente a la propuesta por el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y la Comisión de Concordia y Pacificación (Cocopa), la diócesis de San Cristóbal de las Casas ha pedido a la los católicos «aumentar los esfuerzos de diálogo para superar las divisiones».


«En este tiempo de dificultades nuevas es necesario que toda la comunidad católica viva la esperanza cristiana con nuevo fervor y haga todo lo que esté en sus manos para favorecer un clima de reconciliación y cooperación entre todas las personas y comunidades de nuestro estado», señala la diócesis en una carta firmada por Mons. Felipe Arizmendi Esquivel y los miembros del consejo de pastoral dirigida a los fieles.

«Es nuestra obligación, como personas comprometidas desde la fe en el Dios de la Vida, afirmar que la paz y la justicia son posibles y dar nuestro esfuerzo y participación, fortalecidos con la oración, el ayuno y otros actos religiosos para lograrlas», subraya el documento.

Las dos cámaras del Congreso mexicano aprobaron el mes pasado modificaciones a un proyecto de ley sobre derechos indígenas que ha suscitado la oposición de los rebeldes zapatistas, quienes tras la votación de los órganos representativos decidieron interrumpir todo contacto de paz con el gobierno.

Los zapatistas aspiran a una autonomía regional para las zonas indígenas en materia de idiomas nativos, formas tradicionales de gobierno y derecho basadas en consejos de ancianos o asambleas de aldea. La versión del Congreso limita la autonomía a las localidades y somete las normas a la aprobación de las legislaturas estatales.

Los zapatistas han convocado una movilización para el próximo lunes y han organizado foros y recogidas de firmas para lograr que los legisladores locales hagan presión y alteren la ley.