Dios abre hoy puertas a la vida religiosa entre los nuevos pobres, los jóvenes y los que sufren

Clausurados los Capítulos Generales de la Congregación de los Sagrados Corazones

| 1418 hits

ROMA, miércoles 26 septiembre 2012 (ZENIT.org).-La Congregación de los Sagrados Corazones de Jesús y de María, en sus ramas masculina y femenina, ha celebrado sus Capítulos Generales en Roma del 30 de agosto al 26 de septiembre.

En cuanto a la rama masculina, que celebra su 38º Capítulo, el sevillano Javier Álvarez-Ossorio Ramos fue reelegido como superior general, justo en un momento en el que la congregación busca orientaciones concretas para la misión, a partir de las necesidades del mundo y de la Iglesia, “estando especialmente atentos a aquellos que viven en los márgenes y límites de la sociedad”.

En el discurso de clausura, el superior general ha indicado lo siguiente: “Hemos lanzado a la Congregación un mensaje sobre la misión, un mensaje fundado en la fe en Jesús y proyectado hacia los campos de: nuestra vida en comunidad, la evangelización en los márgenes, el ejercicio del ministerio presbiteral, la vivencia de nuestra vocación hasta el final de la vida, y el ministerio de la adoración reparadora. Tres “iconos” (o figuras) iluminan esta invitación a renovarnos en la misión: san Damián (con su pasión por los más abandonados), los mártires de los Sagrados Corazones (con su testimonio valiente de fe), el beato Eustaquio (con su servicio de paz, salud y reconciliación)”.

Tras su elección, Álvarez-Ossorio confesó sentirse como “una rueda de recambio, ya que las verdaderas ruedas de la Congregación son los Sagrados Corazones de Jesús y de María”. El Capítulo convocó a 45 religiosos procedentes de 20 territorios de los cinco continentes.

Por su parte, las religiosas eligieron a la hermana Emperatriz Arrobo, de la provincia del Ecuador, como superiora general en sustitución de la española Rosa María Ferreiro Cortines. Arrobo se convierte así en la 16ª superiora de la historia de la congregación.

El pasado 19 de septiembre, el papa Benedicto XVI recibió a los superiores generales. Benedicto XVI felicitó a la madre Emperatriz por su elección y al padre Javier por su reelección, asegurándoles sus oraciones “para que la Congregación continúe su servicio a la Iglesia”. Los superiores generales le aseguraron su oración por él y por su ministerio. El papa les ha mirado con atención, les ha escuchado y cogido las manos. Luego, les ha entregado un rosario a cada uno.

Ambos capítulos coincidieron todos los días en la Eucaristía, la adoración y las comidas. Además, celebraron un congreso sobre la misión en el que intervino el secretario de la Congregación de Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica (CIVCSVA), el arzobispo Joseph Tobin, quien afirmó que “Dios abre hoy puertas a la vida religiosa entre los nuevos pobres, los jóvenes y los que sufren”.