Director de Caritas Haiti: es necesaria una reconstrucción a medida del hombre

Monseñor Pierre-André Dumas, en la Audiencia general del Papa

| 1627 hits

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles 3 de febrero de 2010 (ZENIT.org).- “El pilar sobre el que reconstruir Haiti es la dignidad de la persona, que debe prevalecer sobre cualquier otro interés y sobre las ventajas de las partes”. Así lo afirmó el director de Caritas Haití, monseñor Pierre-André Dumas, desde 2008 primer obispo de Anse-à-Veau et Miragoâne.

Presente también él en la audiencia general del miércoles, según publica L'Osservatore Romano, junto a los prelados amigos de la Comunidad de San Egidio, quiso agradecer “el inmediato apoyo de la oración y la caridad” al Papa.

“Tenemos ahora la oportunidad de volver a levantar nuestro país con un rostro diverso, con criterios de justicia, gratuidad y solidaridad”, añadió.

Bajo los escombros, monseñor Dumas ha perdido una sobrina de dos años y algunos familiares.

“Todas nuestras familias – explicó – se han visto afectadas. Con conmoción estoy constatando que, a pesar de la tragedia, en Haití se está viviendo la esperanza de que el mañana será mejor que el pasado”.

“Y hay también un acercamiento a la vida espiritual. El haber perdido todo nos está volviendo a llevar a lo esencial, y por tanto, a la dimensión trascendente – subrayó el prelado –. La Iglesia seguirá haciendo lo posible por y con el pueblo, que está viviendo una experiencia de unidad aún en el dolor”.

“Nos preguntamos – prosiguió – cuá será el futuro de Haití. Una pregunta que nos angustia mientras que se pasa de la emergencia a la reconstrucción. Las urgencias son ahora encontrar casa y comida paa muchos que ya no tienen nada. Pero ya es el momento de proyectar una reconctrucción justa, al menos mientras los focos estén encendidos sobre nosotros.

“Dado que también las ayudas internacionales disminuirán, inevitablemente, y reconstruir será más difícil – reconoció – estamos buscando hermanamientos, pienso en las diócesis estadounidenses y alemanas, que podrían ayudar a rehacer las iglesias, enviando en seguida equipos de arquitectos”.

Para los obispos haitianos, las nuevas iglesias serán los signos de esperanza para el renacimiento, también para los no creyentes. Mientras tanto, dijo, “nuestros curas viven en las tiendas con la gente, para dar esperanza”.