Dividir Nigeria, idea loca e insensata

Declaraciones del arzobispo de Abuja tras los atentados contra los cristianos

| 1696 hits

MADRID, martes 10 enero 2012 (ZENIT.org).- Dividir Nigeria es una “idea loca e insensata”, declaró el arzobispo de Abuja John Olurunfemi Onaiyekan, reaccionando firmemente a noticias difundidas en días pasados por la prensa internacional. Ideas relacionadas con los atentados atribuidos a la guerrilla islamista Boko Haram, contra católicos y otros cristianos, en torno a la Navidad que se saldaron con decenas de muertos y heridos en la capital y en otros lugares del país.

En el norte de Nigeria, se declaró el estado de emergencia el 31 de diciembre para restablecer el orden en las zonas afectadas por la violencia terrorista. “Nigeria se presenta como un escenario de enfrentamiento abierto entre musulmanes y cristianos, pero es no es verdad en absoluto”, declaró el arzobispo de Abuja en una entrevista concedida a Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN).

Respondiendo a los rumores de una posible división de Nigeria en dos estados independientes, separando así el norte musulmán del sur cristiano, monseñor Onaiyekan declaró que “se trata de una idea loca e insensata que abocaría al país a problemas todavía más graves”. Para el arzobispo, la división entre las dos comunidades religiosas no es tan neta: “Musulmanes y cristianos cohabitan perfectamente. Van a la escuela juntos, trabajan juntos y sirven en el ejército juntos”, dijo.

Monseñor Onaiyekan desaprobó en concreto la imagen que dieron los medios de comunicación de los cristianos, de sus propósitos e intenciones tras los atentados: “Describir a los fieles como seres indefensos ante la violencia de la secta extremista Boko Haram no es acertado –dijo-- como tampoco decir que los cristianos están dispuestos a defenderse por la fuerza”.

“Los Boko Haram –explicó el arzobispo- son terroristas que golpean a cualquiera que se cruce en su camino. Dicen actuar en nombre del islam, pero matar a inocentes es completamente contrario a la religión islámica”.

Tras los graves sucesos, en torno a la Navidad, producidos en Nigeria que se saldaron con el asesinato de 37 católicos y 57 heridos, en la iglesia de Santa Teresa, en Madalla, barrio periférico de la capital Abuja, cundió el miedo entre los cristianos nigerianos, mientras el gobierno toma medidas discutibles, justificándolas como prevención de las tensiones causadas por la secta terrorista islámica Boko Haram.

Los obispos de la provincia eclesiástica de Ibadan, Nigeria meridional –según informa la agencia Fides--, exponen su "pesar" por la "decisión impopular" de eliminar los subsidios a la gasolina, lo cual redundó en un fuerte aumento repentino de los precios. El gobierno justificó la nueva normativa como medio para prevenir el fraude en la venta de combustibles. Los obispos relacionan la eliminación de los subsidios con las tensiones causadas por la ola de atentados de la secta Boko Haram.

Por otra parte, el miedo se ha extendido entre los cristianos nigerianos de las tribus indígenas del estado de Yobe, que se preparan para abandonar sus territorios ancestrales, debido a las amenazas y la violencia de Boko Haram, que continúa los ataques contra iglesias y casas de cristianos.

Los atentados terroristas en el norte de Nigeria continúan, aun después de que el presidente Jonathan declarara el "estado de emergencia", para prevenir la violencia en cuatro estados, y temporalmente cerrara las fronteras del país con Camerún, Chad y Níger, según informa Fides citando a la ONG Christian Solidarity Worldwide, que está presente en la zona, en Damaturu, capital del estado de Yobe. Según los cristianos locales "el peligro es que haya represalias, lo que puede desencadenar más violencia y derramamiento de sangre".

El padre Timothy Lehane, secretario general de la Obra Pontificia para la Propagación de la Fe, que estuvo recientemente en Nigeria, declaró: "Boko Haram no representa a los musulmanes en Nigeria: He visto muchas manifestaciones de diálogo y solidaridad interreligiosa, porque los musulmanes ven las buenas obras realizadas por los cristianos. Queremos decir a los cristianos nigerianos que no están solos, que muchas comunidades en todo el mundo están orando por ellos y están con ellos. Sé que los fieles de Nigeria ofrecen sus sufrimientos a Dios y oran por los cristianos perseguidos en todo el mundo e incluso por sus enemigos, es decir, por aquellos que los atacan y matan".

La secta Boko Haram tiene su origen en la historia colonial y postcolonial de Nigeria. Boko Haram se traduce como "la educación occidental está prohibida". El término Boko ha sido usado a menudo junto al término Ilimin. Ilimin Boko se usa despectivamente para indicar una educación occidental, en contraposición a la única forma de educación posible según los integristas, la educación islámica: Ilimin Islamiya --una catequesis centrada en las enseñanzas del Corán, recitado de memoria--.

A raíz de los atentados de Navidad, el arzobispo Olorunfemi Onaiyekan declar`ó a la agencia Fides: "Espero que esas personas no murieran en vano, los nigerianos se están dando cuenta de que el terrorismo nos amenaza a todos, cristianos y musulmanes". También en Navidad explotaron algunas bombas en otras iglesias de Nigeria, incluyendo una iglesia pentecostal en Jos, capital del estado de Plateau. Atentados siempre atribuidos a Boko Haram.

"El día después de Navidad, cuando fui al sitio del atentado, junto con el nuncio, en presencia del ministro del Interior, aproveché la oportunidad para lanzar un fuerte llamamiento a través de la prensa local al liderazgo islámico de Nigeria para que hagan algo", dijo monseñor Onaiyekan.

"No es el momento de decir si son musulmanes o cristianos, tenemos que enfrentarnos al problema como todos los nigerianos que viven bajo la amenaza de estas personas. Entre los muertos había también musulmanes. La bomba explotó en la calle, enfrente de la iglesia, y afectó no sólo a los fieles que salían de Misa, sino también a los transeúntes. Yo personalmente he orado y bendecido a un hombre que resultó herido de gravedad mientras se encontraba en el coche en el momento de la explosión. Y esta persona era musulmana", precisó el arzobispo.

"Esto es terrorismo, que no perdona a nadie –subrayó el arzobispo--. Cuando estas personas afirman querer un Estado islámico, no es un estado que de más libertad a los musulmanes. Sabemos lo que significa el Estado islámico, tenemos el ejemplo de la Shabab de Somalia. Creo que finalmente queda claro a la gran mayoría de nuestros hermanos musulmanes que el terrorismo de Boko Haram no es sólo contra los cristianos. Sólo juntos, cristianos y musulmanes, podemos llegar lejos", concluyó monseñor Onaiyekan.