Documento intercristiano constata que misión y ecumenismo no se oponen

Materiales para la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos 2010

| 2493 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 21 agosto 2009 (ZENIT.org).- Exponentes cristianos de las diferentes confesiones han publicado un documento en el que superan la dialéctica que en el pasado oponía al anuncio del Evangelio (la misión) con el diálogo ecuménico.

Se trata de los materiales redactados por el Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y la Comisión Fe y Constitución del Consejo Mundial de Iglesias con motivo de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos y para el resto del año 2010.

El documento, recién publicado, está dedicado al tema "misión y unidad" inspirándose en la frase del Evangelio de san Lucas (24, 48), "Vosotros sois testigos de todas estas cosas".

Como explica la "Introducción", "no todos asocian el planteamiento misionero y la preocupación de la unidad de los cristianos".

De hecho, en algunas regiones del planeta uno de los problemas más serios que ha sufrido el diálogo ecuménico en las últimas décadas se ha debido precisamente a la llegada de misioneros de diferentes confesiones cristianas, vistos en ocasiones como una "competencia".

El documento, sin embargo, pregunta: "¿no van juntos el compromiso misionero de la Iglesia y su compromiso ecuménico?".

"Por nuestro bautismo, ya formamos un único cuerpo y estamos llamados a vivir en comunión. Dios nos ha hecho hermanos y hermanas en Jesucristo. ¿No es éste el testimonio fundamental que debemos presentar?", sigue interrogando el texto.



"Sin negar las rivalidades entre misioneros enviados por diferentes Iglesias", el documento reconoce que "los que estuvieron en la avanzadilla de la misión fueron quizá los primeros en tomar conciencia de la tragedia que representaba la división de los cristianos".

Por este motivo, el documento reconoce que con frecuencia los misioneros en el pasado han sido auténticos maestros de ecumenismo.

"Si en Europa eran habituales las separaciones eclesiales, el escándalo de la desunión aparecía de manera obvia a los misioneros encargados de anunciar el Evangelio en poblaciones que no conocían nada de Cristo", aclara.

"Ciertas rupturas eclesiales que habían señalado la historia del cristianismo no estaban sin fundamento teológico --reconoce--. Pero también se caracterizaban por el contexto (histórico, político, intelectual...) que las habían hecho nacer. Por lo tanto, ¿podía permitirse exportar estas divisiones a los pueblos que desconocen a Cristo?".

"En la frescura de los comienzos, las nuevas Iglesias locales no podían ser tachadas por el desfase entre el mensaje de amor que querían vivir, y la separación efectiva de los discípulos de Cristo. ¿Cómo hacer comprender la reconciliación ofrecida en Jesucristo si los mismos bautizados podían ignorarse o combatirse?", se preguntan los redactores el documento.

"¿Cómo los grupos cristianos que viven en la hostilidad mutua pueden -de manera creíble- predicar a un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo?", insiste.

Por tanto, la mejor manera de promover la unidad de los cristianos, concluye el texto, consiste en anunciar a Cristo.

"El Evangelio no es un lujo en nuestra humanidad herida por las divisiones; el Evangelio no puede ser anunciado por voces discordantes", afirma el documento.

En esta ocasión, los promotores de la Semana de Oración por la Unidad Cristiana, la Comisión Fe y Constitución del Consejo Ecuménico de las Iglesias y el Consejo Pontificio para la promoción de la unidad de los cristianos, han confiado la preparación de estos textos a exponentes de las Iglesias cristianas de Escocia.

La decisión quiere recordar el centenario de la Conferencia misionera de Edimburgo, en 1910, que en el verano de este año reunió a los delegados oficiales de las sociedades misioneras protestantes y del anglicanismo, a las que se unió un invitado ortodoxo.

En junio de 2010 se celebrará en Edimburgo el centenario de la Conferencia misionera (www.edinburgh2010.org) como ocasión para intercambiar prácticas misioneras entre los miembros de distintas tradiciones eclesiales.

El proyecto inicial del documento ha sido preparado por un grupo ecuménico de Escocia constituido por la asociación "Action of Churches Together en Scotland" (ACTS) a invitación de la Conferencia de los Obispos católicos.

El documento puede leerse en la página web de la Santa Sede, en las sección dedicada al Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos.

http://www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/chrstuni/weeks-prayer-doc/rc_pc_chrstuni_doc_20090630_week-prayer-2010_sp.html