Dolor por la muerte del 'apóstol de los niños soldados'

El misionero javeriano, Giuseppe Bertón, vivió la guerra y puso en marcha proyectos para rescatar la infancia

Roma, (Zenit.org) Redacción | 637 hits

Ha fallecido el padre Giuseppe Berton, misionero javeriano italiano conocido en Sierra Leona, como el "Apóstol de los niños soldados" y fue sepultado el pasado sábado 29 en Italia, su país natal.

Durante la guerra de casi diez años en Sierra Leona (1992-2000), este misionero vivió los dramáticos acontecimientos del secuestro por parte de los rebeldes, que también abusaban de los niños-soldados de la mutilación, el asesinato y la violencia de cualquier tipo. Esto motivó al padre Bepi a poner en marcha proyectos que han permitido la recuperación de miles de niños y niñas, devolviéndolos poco a poco una vida normal y la inserción progresiva en la sociedad.

“Miles de niños continúan siendo secuestrados para servir de soldados, espías, mensajeros, criados y esclavos sexuales a fuerzas y grupos armados. La pobreza, la propaganda y la ideología también siguen conduciendo la participación de los niños en muchas zonas de conflicto. Los niños son soldados obedientes y baratos capaces de infundir terror tanto en los civiles como en las fuerzas rivales. Aquellos que son obligados a luchar son generalmente pobres, analfabetos, y provienen de zonas rurales”. Con estas palabras describe el problema la Secretaría sobre Niños en conflictos armados de la agencia de las Naciones Unidas.

Berton decía: “El desafío más importante al que tenemos que hacer frente es recuperar la identidad de estas personas. Ellos todavía son niños, porque han saltado algunas etapas de su desarrollo psicológico, pero también han experimentado terribles experiencias durante la guerra civil. Al haber participado en la violencia que ha sacudido el país, además, la población civil no siempre es capaz de aceptarlos y ayudarlos a recuperar una vida normal”.

El padre Berton recibió varios premios de prestigio de organismos internacionales, incluida la ONU. En 2001, el entonces Secretario General, Kofi Annan, quiso conocer personalmente al misionero y visitar el centro de rehabilitación de Kissy, en las afueras de Freetown. Como resultado de esta visita, el padre Berton fue llamado a declarar en varias conferencias internacionales, llamando la atención de concurridas asambleas, como “experto en la recuperación humanitaria”

El superior general de los Javerianos, padre Carlo Di Sopra en declaraciones a la Agencia FIDES indicó: “El padre Bepi en Sierra Leona ha sido siempre un volcán activo, lleno de ingenio humano y misionero". Estará presente también en la mente de quienes lo conocieron, como alguien que en todas las actividades e iniciativas, "apuntaba siempre a formar personas, hombres y mujeres, libres, conscientes y autosuficientes, capaces de mantener a sus familias y hacer que la sociedad se desarrolle".

Su compañero de comunidad resalta que gracias a las actividades del misionero fallecido con los niños-soldado, pudo "mantener contactos y relaciones con miles de niños y niñas, que ahora son los jóvenes más emprendedores de Freetown. Gracias a su afecto y animados por su ayuda, han podido iniciar un pequeño negocio, rescatándose de un pasado doloroso que todos quieren olvidar”.

Nacido en Marostica (Vicenza, Italia) el 5 de febrero de 1932, el misionero tenía 81 años de edad cuando fue llamado a la presencia del Padre. Fides destaca que desde 1973, y hasta la víspera de su muerte, el padre Giuseppe, conocido por todos como el “padre Bepi”, vivía y trabajaba en Sierra Leona, dedicándose sobre todo a la pastoral misionera y a la actividad social en la diócesis de Makeni y luego en la capital, Freetown.