Dominicos preocupados por la comunidad en Irak

Monjas de avanzada edad defienden de los terroristas la casa madre

| 2173 hits

ROMA, viernes 12 de marzo de 2010 (ZENIT.org).- Dominicos de varios países están expresando su preocupación por sus hermanas en Irak y por los demás cristianos atacados en ese país.

El padre Philip Neri Powell, O.P., de la facultad de Filosofía de la Universidad Pontificia de Santo Tomás de Aquino, en Roma, publicó una carta en su blog este martes.

La misiva detalla la “terrible situación de nuestras hermanas dominicas en Irak y de toda la comunidad cristiana en Mosul”.

Está escrita por la hermana Donna Markham, priora de las dominicas Adrian de Michigan, y relata “noticias muy trágicas sobre la situación en Irak”.

La religiosa explica que ha estado con algunas hermanas iraquíes que actualmente están en los Estados Unidos y asegura que los cristianos están huyendo de Mosul.


“Ha habido asesinatos y violaciones de personas cristianas allí y por ahora están huyendo a los pueblos cristianos”, relata.

“La Hermana María [priora de las monjas de Irak] está muy preocupada por la seguridad de las hermanas y de las personas cristianas”, continúa.

“De momento, las cinco monjas mayores que han estado manteniendo la casa madre han escogido permanecer allí porque no dejar su casa madre en manos de los terroristas”, dijo la hermana Markham.

Evacuación

La religiosa indicó que sus hermanas iraquíes informaron que “la mayoría de cristianos están haciendo planes de evacuación de Irak y, como consecuencia, no sabe lo que pasará con su congregación”.

“Ella dijo que seguirán a las personas cristianas allá donde vayan, pero es incierto dónde será”, indica la carta.

“Las familias de las hermanas están en grave peligro y, como podéis imaginar, las jóvenes que están con nosotros están aterrorizadas”.

La hermana Markham lamentó que “no se está informando de nada” en muchas muchos medios de comunicación.

En referencia a sus hermanas iraquíes, la monja pidió que se dé a conocer su situación y se eleven oraciones por los cristianos que sufren en Irak.

En las últimas semanas, una ola de asesinatos se ha cobrado muchas vidas, entre ellas las de ocho cristianos asesinados en diez días.

Unos 15.000 cristianos permanecen en la ciudad de Mosul, de mayoría musulmana. Sus familias han vivido allí durante dos mil años.

Por esta razón, al empezar el mes, el arzobispo de Kirkuk, monseñor Louis Sako convocó un día de ayuno y oración por el fin de la violencia.