Dos millones y medio de italianos han adoptado a 600.000 niños a distancia

Más de 400 entidades invierten en su mantenimiento 164 millones de dólares

| 725 hits

ROMA, 15 nov (ZENIT.org).- Unos pocos dólares al mes pueden dar una calidad distinta de vida a muchos niños de países en vías de desarrollo. Con esta pequeña cantidad estos pequeños pueden comer, vestirse, tener un techo, ir a la escuela y aprender un oficio.



Se trata del mundo de las adopciones a distancia, una red de solidaridad que liga el Norte con el Sur.

Dos millones y medio de italianos mantienen a 600.000 niños a distancia, ofreciendo un total de 360.000 millones de liras (164 millones de dólares), que son confiadas a más de 400 asociaciones de laicos, confesionales o no, y a organismos misioneros.

Para tratar de medir esta realidad se ha realizado el primer censo nacional de las organizaciones del sector, realizado por la Universidad Católica de Milán y el Centro misionero de Belluno-Feltre por encargo del Comité promotor del Forum permanente de las asociaciones para la adopción a distancia.

La creación formal del Forum de estas organizaciones (unas cien) tendrá lugar en el segundo congreso nacional que se celebrará los días 18 y 19 de noviembre en Roma, donde se presentará también la Carta de los principios sobre el apoyo a distancia, un código de autoregulación para los miembros del Forum.

Los principales beneficiarios de la ayuda a distancia son obviamente los menores, 75%, seguidos de comunidades, 17%, microproyectos, 12%. La duración de los proyectos es sobre todo a tiempo indeterminado en el 54% de los casos; siguen los de uno a tres años, 24%, y de cuatro a seis, 13%.

Los países más beneficiados están sobre todo en Sudamérica, seguidos de cerca por los de Africa, Asia, Este europeo y el Mediterráneo.

El punto de referencia de estas diversas asociaciones es en el 60% de los casos un misionero, en el 31% asociaciones o grupos de los países en cuestión.

Las asociaciones que hacen adopción a distancia son poco más de la mitad de inspiración no confesional, 53%, y poco menos de la mitad católicas. Desde el punto de vista de su estatuto, son sobre todo organizaciones sin afán de lucro, seguidas de organizaciones de voluntariado, y organizaciones no gubernamentales de desarrollo.