Ecuador: Primer congreso sobre la vocación misionera

Objetivo: dar esperanza a un país atenazado por la corrupción

| 1670 hits

QUITO, 26 julio (ZENIT.org-FIDES).- Jóvenes de todo Ecuador se reunirán en Guayaquil del 1 al 5 agosto, para participar en el primer Congreso de jóvenes sobre la vocación misionera.



Organizado por la Conferencia Episcopal, por la Conferencia de Religiosos de Ecuador y por las Obras Pontificias Misioneras, el Congreso reúne a diferentes sectores de la pastoral: jóvenes, familias, vocaciones, misiones, catequesis. Para la inauguración y la clausura del Congreso se prevé la participación de casi 35.000 personas entre congresistas, autoridades eclesiásticas y habitantes de Guayaquil.

Siguiendo el eslogan «Joven, escucha: con Cristo grita por la vida y construye la esperanza», los jóvenes reflexionarán sobre el tema: «Jóvenes, profetas de vida y de esperanza». El equipo de coordinación ha preparado el texto base del Congreso, que ha permitido a 50.000 jóvenes de 23 circunscripciones eclesiásticas del país seguir una reflexión común sobre el estudio de ocho temas de trabajo: constructores de una nueva sociedad, artesanos de una economía solidaria desde el lado humano, formados y comprometidos para el bien común, fundadores de vida familiar, vivir auténticamente la propia fe, educarse en la vida, nuestra presencia en la comunicación social, lo creado nos pertenece. Los resultados de este trabajo común serán de gran importancia para el Congreso que ahora va a comenzar en Guayaquil.

El encuentro también pretender dar a la sociedad de Ecuador respuestas cristianas frente a una situación económica, social, política y moral en crisis. Ecuador, país con 12 millones de habitantes, atraviesa la crisis económica más grave de su historia, debida a la corrupción de los sectores público y privado. Además, las condiciones de vida se han agravado recientemente por la actividad de dos volcanes: el Pichincha en Quito y el Tungurahua en Banos.

Según Osvaldo Fierro, de las Obras Misioneras de Ecuador, que forma parte del equipo nacional de coordinación del Congreso, el encuentro será «una gran ocasión para millares de jóvenes de proclamar con Jesús su esperanza y su compromiso para construir, a la luz del evangelio, un Ecuador lleno de vida y de alegría para todos».