EE UU: Congreso Nacional de los Católicos Negros en Chicago

Objetivo: promover la evangelización de los afroamericanos

| 844 hits

CHICAGO, 1 septiembre 2002 (ZENIT.org).- Establecer una agenda para la evangelización de personas de origen africano en Estados Unidos es el objetivo que se ha marcado el Congreso Nacional de Católicos Negros, celebrado del 29 de agosto al 1 de septiembre en Chicago.



Se trata de una conferencia que se reúne cada cinco años para afrontar los problemas y las exigencias de la comunidad católica negra en el país.

Este año, el encuentro, que llevaba por lema «Liderazgo de los católicos negros en el siglo XXI: Acción solidaria», ha asumido un valor particular, pues el nuevo presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, el obispo de Belleville, monseñor Wilton Gregory, es de origen afroamericano.

Más de tres mil delegados han participado en la cita, demostrando el interés y dinamismo de la comunidad negra en el catolicismo estadounidense.

Precisamente monseñor Gregory concelebró la misa de apertura del encuentro, subrayando el deber de los católicos afroamericanos de no mirar sólo a sus propias necesidades, sino también a las de sus demás hermanos, independientemente del continente de origen.

El obispo de Koforidua (Ghana), monseñor Gabriel Charles Palmer-Buckle, huésped de la conferencia, relanzó esta preocupación invitando a los negros norteamericanos a hacer un esfuerzo de solidaridad global para ayudar a África a superar los problemas que la afligen.

Los participantes se han dividido en ocho grupos para afrontar desafíos importantes, como el desarrollo de la espiritualidad, la educación, los jóvenes, la vida en las parroquias, la justicia social, el racismo, África y las emergencias sanitarias como las epidemias de sida.

De las conclusiones de trabajo de esos grupos surgen orientaciones que iluminarán el camino de la comunidad católica afroamericana en los próximos cinco años.

Según la Conferencia Episcopal hay 3,2 millones de católicos afroamericanos, lo que significa un 5% del total de la población católica. Hay once obispos de este origen.

Este Congreso ha elegido como patrona a la esclava sudanesa Josefina Bakhita, luego religiosa, canonizada por Juan Pablo II en 2000. Así mismo los obispos estadounidenses han centrado la devoción de la población afroamericana en una capilla dedicada a María Madre de África, en el Santuario nacional de la Inmaculada Concepción.