EEUU festeja en Roma los 30 años de relaciones diplomáticas con la Santa Sede

El embajador, Ken Hackett a ZENIT: 'Espero que entre el Santo Padre y Obama nazca una amistad personal'

Roma, (Zenit.org) Junno Arocho Esteves | 897 hits

En 1984, el presidente Ronald Reagan y el beato Juan Pablo II establecieron formalmente relaciones diplomáticas. Treinta años después, ese acontecimiento histórico fue celebrado hoy, durante una recepción en el famoso Palacio de la Cancillería, un edificio renacentista del siglo XV situado en el corazón de Roma.

Ken Hackett, el embajador de EE.UU. ante la Santa Sede y el arzobispo Dominique Mambertí, secretario vaticano para las Relaciones con los Estados, han estado allí para conmemorar la relación entablada entre los dos Estados.

Aunque las relaciones diplomáticas se establecieron formalmente en los años 80, tanto el embajador Hackett como el arzobispo Mambertí recordaron las raíces de las relaciones diplomáticas que se remontan al nacimiento de Estados Unidos.

El primer contacto oficial entre la Santa Sede y los Estados Unidos se hizo en 1788, cuando el presidente George Washington aseguró al papa Pío VI que tendría plena libertad para nombrar obispos en EE.UU. Un año más tarde, John Carroll fue elegido el primer obispo de Baltimore, así como el primer obispo católico en los Estados Unidos.

En su discurso, el arzobispo Mambertí ha dicho que las relaciones entre la Santa Sede y los EE.UU. han crecido poco a poco y de manera constante y que confía en que el vínculo entre los dos Estados seguirá creciendo con fuerza.

"Que la amistad y la cooperación entre la Santa Sede y los Estados Unidos de América sea cada vez más fortalecidas dentro de la familia de las naciones, a fin de que el mundo pueda progresar en la construcción de la paz, la justicia y la fraternidad", ha afirmado el arzobispo Mambertí.

El embajador Hackett en declaraciones a ZENIT indicó: "No veo más que un crecimiento como el arzobispo Mambertí ha mencionado, oportunidades para una mayor colaboración entre nuestros dos Estados en los que se puede trabajar en los temas de la paz, la justicia y la pobreza ".

Y añadió que considera que el papa Francisco ha "establecido un nivel muy alto" para atraer la atención a los pobres y marginados. "Creo firmemente que el presidente Obama quiere implementar ese nivel en las cosas que hace".

La conmemoración se realiza en un momento importante en las relaciones entre  EE.UU. y la Santa Sede, ya que el presidente Obama hará su primera visita al papa Francisco el 27 de marzo. El embajador Hackett ha expresado su esperanza de que se desarrolle una amistad personal entre el Santo Padre y el presidente de los EE.UU.

"El presidente Obama es un apasionado de muchos, muchos asuntos que afectan a las personas que caen en el olvido, como lo es el papa Francisco. Espero que puedan hablar sobre ese tema apasionante",  ha explicado el embajador.

Si bien no se ha hablado sobre una futura visita de Papa a los Estados Unidos, el embajador Hackett ha mostrado su esperanza de que pueda realizarse. "¡Nos encantaría, nos encantaría!", ha exclamado.