EEUU y Francia galardonadas en el International Catholic Film Festival

Cardenal Ravasi: "En una película estén siempre la belleza y la profundidad de los temas"

Roma, (Zenit.org) Redacción | 983 hits

La película norteamericana Noëlle ha sido galardona con dos Peces de Plata en Roma por mejor película y mejor director. En la categoría de mejor actriz protagonista la premiada ha sido Katia Miran (Je m’appelle Bernadette de Jean Sagols) de Francia. También para el país galo el premio al mejor documental por 7 ans de conviction de Ariel Camacho. Y nuevamente Francia premiada en el mejor cortometraje por Pour l’amour de l’Amour, de Michel-Marie Zanotti-Sorkine,

  Con la entrega de los Peces de Plata se ha dado por finalizada la cuarta edición del del International Catholic Film Festival – Mirabile Dictu que ha tenido lugar en Roma del 24 al 26 de junio. Los premios fueron entregados ayer durante la cena de gala que se celebró en el Auditorium Conciliazione y presentada por la presidenta del Festival, Liana Marabini y por Armando Torno, periodista y escritor, presidente del jurado de esta edición. Torno definió el festiva como "una iniciativa que tiene un valor internacional y de gran referencia en todo el mundo del cine". "Era un desseo, y al mismo tiempo también un desafío, dedicar un Festival internacional al cine católico", comentó Liana Marabini.

Noëlle, escrita producida y dirigida por David Wall, cuenta la historia del padre Jonathan Keene, un sacerdote católico que llega a una pequeña ciudad de Nueva Inglaterra, enviado por el obispo para cerrar un parroquia. Pero, en contacto con los excéntricos habitantes de la ciudad, antiguos secretos y profundos sentidos de culpa escondidos en él le harán experimentar una transformación personal.

"De esta gran oferta de películas - ha subrayado Armando Torno refiriéndose a los casi 2000 trabajos recibidos, de los que después se seleccionaron las finalistas - emerge un dato de hecho innegable: la fe ha vuelto al centro de la atención de nuestro tiempo". Señaló también que "este nuevo milenio nos ha devuelto precisamente la necesidad de Dios, la necesidad de reflexionar la fe. Y estas películas lo demuestran de mil maneras, en mil ángulos, imágenes, en mil colores. Sobre todo lo demuestran los temas, los diálogos, las situaciones, a veces los colores que desde la pantalla nos dicen lo importante que es reflexionar sobre la fe".

La edición de este año del Festival ha sido dedicado a santa Katerina Tekakwitha, la primera santa india norteamericana. Y precisamente a una película de esta santa “In Her Footsteps: The Story of Kateri Tekakwitha” de Matt Gallagher, producido por Salt & Light, se le ha concedido el premio de la “Capax Dei Foundation”. El reconocimiento ha sido recogido por el padre Thomas Rosica, director de la casa de producción Salt & Light TV, que ya ha realizado 47 documentales.

Durante la gala de ayer también se concedió el premio a la carrera a la artista francesa Marie-Christine Barrault, protagonista de más de 700 películas, pero activa también en el teatro, la música y en la televisión.

En el saludo final, el cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio de la Cultura, patrocinador del Festival desde su primera edición, se ha reconocido "profundamente conquistado por el séptimo arte". Subrayó que "es necesario, por tanto, que en un películo haya dos componente que, lamentablemente en el cine moderno siempre se encuentran: por un lado la profundidad de los temas, de la búsqueda, la interrogación, la gran pregunta que toca la conciencia; por otra parte la belleza, la estética, que no necesariamente se conjuga automáticamente con un tema religioso".