Egipto: el papa sigue la situación con preocupación y oración e invita al diálogo

Al menos 40 templos quemados. Iglesia ortodoxa copta apoya al ejército e instituciones y acusa a grupos terroristas por los ataques

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1574 hits

“El Papa Francisco sigue con creciente preocupación las graves noticias que llegan de Egipto, perseverando en la oración para que cese la violencia y con el anhelo de que las partes elijan el camino del diálogo y la reconciliación”

Lo indicó hoy el vicedirector de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el padre Ciro Benedettini, que recordó el apelo a la paz que el santo padre pronunció en la solemnidad de la Asunción de María a quien invocó como Reina de la Paz, y cuando aseguró sus oraciones por las víctimas y sus familiares, así como por los heridos y cuantos sufren.

De otro lado, el portavoz de los obispos católicos de Egipto, padre Rafiq Greiche, ante los micrófonos de Radio Vaticano aseguró que el apelo a la paz y el diálogo en Egipto, que el Santo Padre dirigió en la solemnidad de la Asunción de María fue recibido con profundo aprecio y gratitud por todos los egipcios, cristianos y musulmanes.

“Sí, todos los católicos pero también los ortodoxos y los musulmanes, apenas el Papa terminó de hablar en el rezo del ángelus, publicaron enseguida sus palabras en todos los medios: diarios, sitios web... ¡Como si todos hubieran estado esperando las palabras del papa! En especial, los católicos, sintieron la cercanía del papa, que reza por ellos y que anhela infundirles esperanza, es lo que necesitamos verdaderamente”.

Según los datos publicados por Radio Vaticano en Egipto han sido quemadas 40 iglesias – 10 católicas y 30 entre copto ortodoxas, protestantes y greco-ortodoxas.

La Iglesia ortodoxa copta de Egipto entretanto ha señalado con un comunicado público que está siguiendo de cerca «los lamentables incidentes ocurridos en esta nación» y confirma “su firme postura contra todo tipo de violencia, en el respeto de la ley, de las fuerzas armadas y de todas las instituciones del pueblo egipcio, para detener la violenta acción de organizaciones armadas y de oscuros terroristas, tanto internos como externos, con ataques contra oficinas gubernamentales, así como contra las iglesias pacíficas, que están aterrorizando a los ciudadanos tanto coptos como musulmanes”.

Tras hacer hincapié en que “estas acciones están en contra de todas las religiones, de la moralidad y de la humanidad”, la Iglesia Ortodoxa Copta de Egipto, junto con su “satisfacción por la postura de los países amigos y leales, que entienden la naturaleza de esta serie de acontecimientos», denuncia «enérgicamente la información errónea que se transmite en algunos medios de comunicación occidentales”.

E invitó a “enfocar los acontecimientos de forma realmente objetiva», y a no “legitimar las sangrientas organizaciones terroristas y todos sus afiliados con el apoyo internacional y el amparo político, mientras que lo que están tratando de difundir es devastación y destrucción”, el comunicado de la Iglesia Ortodoxa Copta de Egipto, pide además “que los medios de comunicación internacionales y occidentales informen con atención a los hechos, con exactitud, veracidad y honestidad”.

El arzobispo de Marsella y presidente de la Conferencia Episcopal de Francia, Georges Pontier, encambio envió hoy una misiva al su beatitud Ibrahim Isaac Sidrak, patriarca copto católico de Alejandría. “Conocemos las dificultades que atraviesa vuestro pueblo y somos conscientes de los duros sufrimientos que sufren muchos egipcios”. Por ello “les aseguro mis proximidad y oraciones, así como la de los católicos de Francia. Y le pido a Dios que os preserve en la esperanza”. El arzobispo pide transmitir su mensaje a Tawadros II, papa de Alejandría y patriarca de la Sede de San Marcos.

Desde Cuba, la agencia oficial de noticias Prensa Latina, ha denunciado que su corresponsal Pablo Osoria, junto a su camarógrafo, fueron arrestados por el ejército cuando daban cobertura a las manifestaciones populares contra el derrocamiento del expresidente Mohamed Mursi.