El 13 de mayo consagran el pontificado de Francisco y la JMJ a la Virgen de Fátima

Los fieles en todo el mundo pueden unirse a esta consagración. Entrevista al rector del santuario de Fátima

Roma, (Zenit.org) Thácio Siqueira | 1945 hits

El 13 de mayo en Fátima el pontificado del papa Francisco y la Jornada Mundial de la Juventud que se realizará en Río en julio de este año, serán consagrados a la Virgen María. La primera consagración ha sido solicitada dos veces en Roma por el papa Francisco al patriarca de Lisboa José Policarpo y la segunda, la realizará el arzobispo de la ciudad de Río de Janeiro, Orani Tempesta, que le confiará a María los cientos de miles de jóvenes que participarán, y que hoy son el presente y mañana serán el futuro. Sobre el significado estas dos consagraciones, que impresionan por su magnitud, ZENIT le preguntó al rector del santuario de Fátima, el padre Carlos Cabecinhas en la entrevista que aquí les proponemos.

¿Cuál es el sentido de una consagración? ¿Por qué consagrar el papado y la JMJ a Nuestra Señora de Fátima?

--Padre Cabecinhas: La idea de la consagración del actual pontificado surgió en respuesta del pedido que el propio papa Francisco le expresó al cardenal patriarca de Lisboa, José Policarpo, para que de regreso a Portugal después del cónclave en el que participó, consagrara su pontificado a nuestra Señora de Fátima.

Así el cardenal patriarca le propuso a los obispos portugueses que esta consagración se hiciera el día 13 de mayo. Los obispos portugueses decidieron en asamblea plenaria realizada en abril que la consagración sea hecha por el presidente de la Conferencia Episcopal Portuguesa, el cardenal Policarpo.

El Santuario de Fátima recibió la noticia de la decisión con gran alegría. Este acto de consagración realizado en Fátima significa también una responsabilidad para el santuario, que manifiesta la propia importancia eclesial en la devoción a Nuestra Señora.

Consagrar a Nuestra Señora el ministerio del pontífice significa confiarle a María el papa Francisco, para que Ella lo ayude, lo proteja y guíe; para que Ella sea su ejemplo: en la entrega a Dios, en escuchar con atención su Palabra, de disponibilidad a Su voluntad, de docilidad al Espíritu Santo y de oración.

¿Los fieles en todo el mundo pueden participar en esta consagración y consagrarse también?

--Padre Cabecinhas: La consagración será realizada el día 13, al concluir la Eucaristía Internacional, en que evocaremos los 96 años de la primera aparición de Nuestra Señora en Fátima. El acto de consagración se realizará en el altar del Recinto de Oración, delante de la imagen de Nuestra Señora de Fátima.

Nuestros Obispos nos invitan a asociarnos a ellos en este momento: “Todo el pueblo de Dios está invitado a adherir en oración, a esta consagración del servicio pastoral del papa Francisco” dijeron. Aceptar esta invitación es imitar a Lucía, Francisco y Jacinta que, después de las apariciones tuvieron siempre una preocupación especial de rezar por el Santo Padre. Esta unión con el papa, se expresa sobre todo en la oración, es una dimensión constitutiva del propio Mensaje de Fátima.

Hemos recibido mensajes que nos llegaron desde todo el mundo, de pastores, fieles y comunidades, que nos indican que el 13 de mayo estarán unidos fraternalmente al Santuario de Fátima en la oración por el Papa.

Hasta ahora más de 80 grupos de peregrinos venidos de 27 países ya anunciaron la intención de estar el 13 de mayo en Fátima, un número que aumenta constantemente.

Seremos por lo tanto muchos aquí Fátima y muchos otros afuera de Fátima, todos unidos espiritualmente al Santuario en este momento de consagración en que, con los pastorcitos de Fátima y en unión con los obispos, el papa Francisco será puesto bajo la protección materna de Nuestra Señora.

¿Cuál es el mensaje de Fátima para el mundo actual tal como está, es de esperanza o de amenaza?

--Padre Cabecinhas: El Santuario de Fátima dedica este año pastoral 2012-2013 a la aparición del 13 de junio de 1917. El lema que hemos escogido este año es: “No tengáis miedo” que se basa en la promesa de Nuestra Señora a la vidente Lucía, en la segunda aparición: “Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá hasta Dios”. Buscando motivar la confianza, se optó por la formulación sintética “No tengáis miedo”, exhortación presente en la Biblia unas 365 veces, de esta forma o con expresiones similares.

La vivencia de la fe es la exhortación que Dios hace continuamente a los creyentes. La confianza brota, por eso como dimensión fundamental de la fe. Tener fe es confiar en Dios. Quién cree, no sólo confía en aquel en quien cree, sino que cree porque confía. Y esta confianza nace del encuentro con Cristo; al encontrar Cristo por medio de Maria.

Esta exhortación a no temer, a confiar, está presente desde el inicio de los acontecimientos de Fátima. Así en 1916, en la primera aparición del ángel a los pastorcitos, el mensajero celeste les dijo: “¡No temáis! Soy el Ángel de la Paz”. Y en la primera aparición de Nuestra Señora, en mayo de 1917, ella comienza tranquilizándolos, diciendo: “No tengáis miedo”. En la de junio, este “no teman” viene expresado en una invitación a la esperanza y a la confianza: “No se desanimen. Yo nunca les dejaré. Mi Inmaculado Corazón será el refugio y el camino que les conducirá hasta Dios”. Como se ve, el mensaje de Fátima sólo puede ser de esperanza.

¿Qué puede hacer María por sus hijos? ¿Quién puede considerarse hijo de esa Santa madre?

--Padre Cabecinhas: Tomo aquí en el ejemplo del papa Francisco para mostrar la importancia de María para la Iglesia y el mundo. En su primer saludo el 13 de marzo, en el balcón central de la Basílica de San Pedro, el papa invitó a la oración por su antecesor, Benedicto XVI, para que “Nuestra Señora lo proteja”. En la despedida de los fieles que llenaban la plaza situada en el Vaticano, anunció que el día siguiente iría a la basílica de Santa María la Mayor a rezar “a los pies de Nuestra Señora”. Y de hecho al día siguiente el recién elegido papa se desplazó a la dicha basílica en una visita privada, para rezar delante de la imagen de Nuestra Señora allí venerada.

Los ritos litúrgicos para el inicio del ministerio papal prevén una breve celebración en aquella basílica romana, de veneración del cuadro de Santa Maria Salus Populi Romani, una vez que María es la más perfecta imagen y modelo para la Iglesia.

Esa breve celebración pretende subrayar la dimensión mariana del ministerio petrino. Sin embargo, el desplazamiento a Santa Maria Mayor, tuvo carácter privado y manifestó la devoción personal del papa a nuestra Señora. En el discurso a los cardenales, el día siguiente, el santo padre dejó bien evidente el motivo que lo movió: “A la poderosa intercesión de Maria, nuestra Madre, Madre de la Iglesia, confío mi ministerio y el vuestro. Bajo su mirada materna, pueda cada uno de nosotros caminar, feliz y dócil, a la voz de su divino Hijo...”. Esto muestra bien, a través del testimonio del papa, la fuerza de la intercesión de Maria, a quién nos debemos confiar sin miedo.

¿La presencia del arzobispo de Río de Janeiro, Don Orani Tempesta, el día 13 de Mayo, es simbólica? ¿Es una forma de llevar a los jóvenes de todo el mundo a los pies de Nuestra Señora? ¿Cuál es su consejo para los jóvenes que se preparan para la JMJ? Cómo vivir ese momento al lado de María?

--Padre Cabecinhas: El arzobispo de Río de Janeiro, Orani Tempesta, estará en Fátima para presidir a la peregrinación de este aniversario, invitado por el obispo de Leiria-Fátima, António Marto responsable de invitar cada año a un prelado para que encabece el evento.

En una entrevista a la Sala de Prensa del Santuario de Fátima, D. Orani Tempesta manifestó públicamente su alegría de poder venir a Cova de Iría y anunció la intención de confiar a Nuestra Señora de Fátima la Jornada Mundial de la Juventud, que se realizará en junio en Río de Janeiro. Es interesante colocar en el regazo de María, al papa y a los jóvenes, lo que significa la Iglesia y el mundo, puesto que los jóvenes son el presente y futuro del mundo.

Para el Santuario de Fátima este gesto de consagrar la Jornada Mundial de la Juventud a Nuestra Señora es otro motivo de alegría, por la importancia que tendrá, en especial para los millones de jóvenes que de todo el Mundo irán a Brasil para participar del evento.

¿Qué siente usted en su corazón al ser rector del santuario de Fátima, portador de una de los mayores mensajes marianos de todos los tiempos?

--Padre Cabecinhas: Siento sobre todo, la enorme responsabilidad de la misión que la Iglesia me ha confiado y de ser fiel al mensaje que Nuestra Señora aquí reveló, pero también la enorme alegría de ser heraldo de ese mismo mensaje estos tiempos difíciles que vivimos.

¿Cuál es la relación existente entre Río y Fátima?

--Padre Cabecinhas: En Brasil, además de muchos santuarios y lugares relacionados con la devoción a Nuestra Señora de Fátima, la Archidiócesis de Río de Janeiro tiene un santuario reciente que es prácticamente una réplica de la Capilla de las Apariciones de Fátima.

La devoción a nuestra Señora de Fátima en la Archidiócesis de Río de Janeiro ha ido creciendo y lo mismo sucedió en todo Brasil, donde desde siempre existió una gran devoción mariana y en concreto a Nuestra Señora de Fátima, mucho por fuerza de los emigrantes portugueses y de los viajes de la Virgen Peregrina de Fátima en Brasil.

Brasil actualmente está entre los países que más presencia de peregrinos cuenta en el Santuario de Fátima; son cada vez más los grupos y cada vez mayor número de peregrinos.

Además de eso, es también uno de los países que posee el mayor número de “peregrinos espirituales”. Muchos devotos de Nuestra Señora de Fátima en Brasil nunca tendrán oportunidad de venir ni siquiera una vez, pero mantiene esta conexión muy intensa con Fátima, sea a través de los medios comunicación, sea gracias a la página oficial del santuario en internet (www.fatima.pt) o aún a través de las redes sociales como Facebook (www.facebook.com/santuariofatima).

La devoción es vivida también localmente, a través de los diversos santuarios, congregaciones y parroquias que en Brasil están dedicadas a nuestra Señora de Fátima.

Adaptación y traducción del portugués de H. Sergio Mora