El 4º dí­a del retiro del Papa: 'la misericordia de Jesús salva al hombre del pecado'

Siguen los ejercicios espirituales de la Curia romana en Ariccia. Todos los participantes se han pagado el retiro de su propio bolsillo

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1181 hits

Una reflexión sobre la potencia de la misericordia de Cristo, que salva de cualquier pecado a todo hombre que lo busque, y una consideración sobre la diferencia entre el lenguaje que comunica la sabiduría de Dios y el que se detiene en la "sabiduría del mundo". Durante los ejercicios espirituales para el papa Francisco y la Curia romana en la casa Divin Maestro en Ariccia, Mons. Angelo De Donatis ha centrado sus meditaciones de ayer por la tarde y de esta mañana sobre estas dos cuestiones, según ha informado hoy Radio Vaticano.

Ha trascendido también que todos los participantes al primer retiro full time fuera del Vaticano, han pagado estos días de hospedaje de su propio bolsillo. 

Jesús era un gran comunicador no porque usase las palabras "que querían persuadir a toda costa", sino debido a que transmitía la sabiduría de Dios, la única capaz de llegar hasta el fondo de los corazones. En su encuentro de la mañana, Mons. Angelo De Donatis ha propuesto al Papa y a sus colaboradores una reflexión sobre el lenguaje y sus trampas . El hombre de hoy, ha constatado, aún está buscando el lenguaje adecuado, el de Cristo, que no es el lenguaje de la fuerza y el poder, sino el de la debilidad, que todos comprenden, especialmente los que sufren. Un lenguaje de caridad con el que Jesús comunica al hombre la grandeza de Dios y que permite al hombre que lo hace suyo de dar testimonio de Cristo mismo.

Y el amor, entendido como misericordia, ha sido también la clave de lectura de la meditación desarrollada por Mons. De Donatis ayer por la tarde, inspirada en el pasaje del Evangelio de San Marcos en el que la hemorroísa se cura con sólo tocar el manto de Jesús, un gesto en el que había puesto todas sus esperanzas. Condenada por su religión como impura – ha afirmado el predicador de los ejercicios - la mujer derrota a su mal, porque cree firmemente en Jesús. Incluso hoy sucede esto, ha dicho Mons. De Donatis , cuando la religión no permite salvar al hombre que se está muriendo por un pecado. Quién salva, ha recordado, es Cristo, es su misericordia y tener fe significa precisamente tener un contacto con Él vivo. Se construyen andamios enormes para llegar a Cristo, pero no se consigue encontrarlo, ha proseguido Mons. De Donatis, tal vez porque se siguen demasiado las cosas del mundo y se piensa poco sobre el significado del Bautismo, es decir, en el momento en el que la Iglesia nos ha acogido cuando estábamos muertos y nos ha devuelto a la vida gracias a la sangre de Jesús. Nosotros, ha concluido el predicador de los ejercicios, no hacemos nada para salvarnos, lo hace todo Dios. Por eso tenemos que darle las gracias y acordarnos de caminar no delante de Cristo, sino con Él.