El ABC de Joseph Ratzinger

Antología de temas del papa emérito, realizada por monseñor Zollitsch, y publicada por la Editorial vaticana

Ciudad del Vaticano, (Zenit.org) Redacción | 1477 hits

164 entre términos, nombres y conceptos para explicar el pensamiento de "uno de los teólogos más importante de nuestros tiempos". Es "el ABC de Joseph Ratzinger" (290 páginas, 15 euros), un nuevo libro de consulta desde la entrada "Abbà" a  "Vocación", casi un diccionario que recorre e ilustra la esencia del pensamiento del pontífice emérito Benedicto XVI a través de sus numerosísimas obras.

El volumen, publicado por la Libreria Editorial Vaticana, realizado por monseñor Robert Zollitsch, arzobispo de Friburgo y presidente de la Conferencia Episcopal Alemana, en colaboración con el Instituto Papa Benedicto XVI, comprometido en la edición de todos los escritos de Joseph Ratzinger, y fundado por el monseñor Gerhard Ludwig Müller, hoy prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

"Para Joseph Ratzinger-Benedicto XVI era y sigue siendo decisivo servir a la verdad; lo era para el teólogo comprometido en la actividad didáctica, lo es para el obispo en el servicio pastoral", escribe monseñor Zollistsch en el prólogo, recordando después el lema episcopal de Ratzinger: Cooperatores veritatis (colaborador en la verdad). "Con sus obras --explica Zollitsch- Joseph Ratzinger se ha puesto al servicio de la verdad, que no es un principio abstracto, sino el mismo Dios viviente". Junto a la verdad, está el amor que "como una gran nota fundamental" atraviesa toda su obra. "Verdad y amor se encuentran en Jesucristo. Y quien le ve a Él ve al Padre. Él nos manifiesta a Dios mismo".

A partir de Cristo se desarrolla la teología del papa emérito, el cual en sus libros dedicados a Jesús "muestra de forma impresionante que la fe está fundada en Jesús en cuanto hijo de Dios y que es razonable; una fe que no va a tientas en el vacío y más bien, sólida como es, puede acompañarnos en la vida y en la muerte", considera Zollitsch.

En ocasión de la tercera visita del pontífice a Alemania (septiembre de 2001), el Intituto Papa Benedicto XVI destacó de la obra del profesor y cardenal Ratzinger un folleto, en forma de libro teológico de consulta, que ahora ha sido ampliado y enriquecido en una nueva edición.

El volumen permite "una rápida orientación sobre cuestiones concretas y sin embargo suscita también el placer de afrontar la lectura de algo más, de andar quizá a buscar posteriores lecturas interesantes y estimulantes", observa Zollitsch. Cada entrada presenta de hecho, la fuente bibliográfica de la cual se extraen los pasajes reportados, y reenvía a otras entradas que amplían el discurso, e iluminan aspectos diversos.

"Amor", "Europa", "Diálogo entre las religiones", "Magisterio de la Iglesia", "Sufrimiento", "Sentido de la vida": la variedad de temas afrontados es amplia y de una profundidad iluminadora, fruto de una claridad de pensamiento que consigue expresarse de forma sencilla y sabe cómo hacer frente a los mayores filósofos y pensadores de diferentes siglos.

En la entrada "Agnosticismo" se consideran dos posibilidades prácticas: "Vivir como si Dios no estuviera, o vivir como si estuviera y no fuera la realidad determinante de mi vida". Reflexionando sobre "Juego", Joseph Ratzinger lo define como "una especie de intento de vuelta al paraíso; el paso de la gravedad de lo cotidiano que esclaviza al libre rigor de lo que no debe ser coercitivo y que precisamente por este motivo es bello".

En la palabra "Neopaganismo" se habla de una "Iglesia de paganos que se llaman aún cristianos y que en verdad se han convertido en paganos". Y más adelante: "A la larga, la Iglesia se ahorrará tener que desmontar pieza por pieza la apariencia de su rostro en el mundo, para volver a ser lo que es: la comunidad de los creyentes. Perdiendo esa exterioridad, su fuerza misioneraa podrá realmente crecer".

En "Esperanza", Ratzinger señala que "el hombre espera cada vez más de lo que cualquier presencia le pueda dar", pero la esperanza indica precisamente la "confianza de que ese deseo encontrará un respuesta". Así, "se puede describir como la anticipación de lo que llegará": a través de la esperanza "lo que es 'todavía no' ilumina 'ya' nuestra vida. A eso se une la fe, en cuanto "creer significa salir del juego de sombras de las cosas decadentes y alcanzar el sólido terreno de la auténtica realidad". Por lo tanto "nosotros, los cristianos (...) nos apoyamos sobre un terreno diferente, un terreno que nadie nos puede quitar de debajo de los pies, ni siquiera la muerte".