El aceite confiscado a la mafia se utilizará para administrar sacramentos

| 580 hits

CIUDAD DEL VATICANO, 29 mar 2001 (ZENIT.org).- El Jueves Santo, durante la Misa Crismal, el cardenal de Turín, Severino Poletto, bendecirá en su catedral el aceite producido en tierras sicilianas confiscadas a la mafia y lo destinará a la administración de los sacramentos.



La iniciativa, que ha sido confirmada por la edición diaria de «L´Osservatore Romano» en italiano (29 de marzo), quiere ser «un gesto simbólico de esperanza». Fue propuesta por el padre Luigi Ciotti, fundador de la asociación «Libera» que desde 1995 agrupa a setecientas organizaciones comprometidas en la lucha contra la mafia.

El aceite procede de las amplias llanuras de la finca de Castelvetrano, en Sicilia, confiscada al jefe mafioso Bernardo Provenzano: «El sentido eclesial de esta operación me parece evidente --explica el padre Ciotti en declaraciones publicadas por el diario oficioso de la Santa Sede--: transformar en un sacramento, es decir, en un instrumento de salvación, lo que ha sido un instrumento de pecado, de violencia, de prevaricación, de muerte y de abusos».

El cardenal Poletto aceptó inmediatamente la propuesta: «He acogido con mucho gusto esta petición --comenta-- y me da mucho gusto el que en la Misa Crismal, en Turín, este signo pueda alentarnos a todos nosotros en la construcción de una sociedad más justa».

Los olivos de Castelvetrano son cultivados ahora por una cooperativa agrícola del Grupo Abel, una comunidad terapéutica fundada por el mismo padre Ciotti para la recuperación e integración social de jóvenes, en su mayoría toxicómanos.