El Año de la Eucaristía invita a testimoniar a Cristo con la caridad, explica el Papa

Se une «espiritualmente» con la inauguración del Congreso en Guadalajara

| 564 hits

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 10 octubre 2004 (ZENIT.org).- Juan Pablo II aclaró este domingo que el Año de la Eucaristía que está a punto de comenzar busca ayudar a los cristianos a dar testimonio de Cristo en el mundo, en particular con la caridad.



Al rezar este domingo la oración del Ángelus, el pontífice se unió «espiritualmente» a la inauguración del Congreso Eucarístico Internacional que horas después tendría lugar en Guadalajara (México).

La clausura de este acontecimiento, que lleva por lema «La Eucaristía, luz y vida del nuevo milenio», y que reunirá a unas quince mil personas de los cinco continentes, dará el próximo domingo el banderazo de salida para el Año de la Eucaristía, según ha predispuesto el obispo de Roma.

Con este motivo, el viernes pasado, Juan Pablo II publicó una carta apostólica que lleva por título «Mane nobiscum, Domine - Quédate con nosotros, Señor».

«Que esta invocación resuene en toda comunidad cristiana: que al reconocer a Cristo resucitado "al partir el pan", los fieles lo testimonien con caridad concreta», afirmó al dirigirse a unos veinte mil fieles congregados en la plaza de San Pedro para rezar con él la oración mariana.

Un ejemplo concreto de este anuncio de Cristo, constató el Papa en discretas condiciones físicas, es la Cáritas, institución presente en miles de diócesis del mundo, uno de los canales con el que la comunidad cristiana ofrece su servicio de ayuda y asistencia, en particular a los más necesitados.

Recordando la celebración del vigésimo quinto aniversario de la Cáritas de la diócesis de Roma, el Santo alentó «a la comunidad eclesial a continuar con la obra de formación y con las actividades al servicio de los pobres y los necesitados».

Antes de despedirse de los peregrinos, después de haber rezado el Ángelus, el pontífice volvió a tomar la palabra para recordar que el próximo domingo se unirá en enlace televisivo desde la Basílica de San Pedro del Vaticano con los participantes en la clausura del Congreso Eucarístico Internacional en Guadalajara (México).

«Invito a los fieles a participar en gran número en este importante acontecimiento eclesial para ofrecer un homenaje conjunto a Cristo, Luz y Vida del nuevo milenio», dijo el pontífice, quien en meses anteriores había manifestado a sus colaboradores su deseo de haber viajado a México para asistir al encuentro.