El Arzobispado de Madrid no acepta el traslado de una capilla universitaria

El actual convenio para el culto en la Universidad Complutense sigue vigente

Madrid, (Zenit.org) Nieves San Martín | 654 hits

En relación a la nota de prensa que este 14 de julio hizo pública la Dirección de Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid, sobre el cierre y traslado de la capilla de la Facultad de Geografía e Historia, el Arzobispado de Madrid desmintió haber aceptado el traslado, tal y como decía la nota de la Facultad, de la cual dice que “falta a la verdad”, y mantiene la vigencia del actual convenio con el citado centro académico. El convenio es objeto de negociaciones que todavía no han concluido. La Universidad, por tanto, ha tomado una medida unilateral, ofreciendo como alternativa a una sala amplia y luminosa, un local interior, poco más que un trastero.

Ayer, Zenit informaba, basándose en el testimonio del capellán del centro académico, que la capilla de la Facultad ya había sido cerrada por el decano de la Facultad Luis Enrique Otero Carvajal. (ver: www.zenit.org/es/articles/la-u-complutense-de-madrid-cierra-la-capilla-en-una-facultad). De hecho hay testimonios visuales publicados de que el decano había cambiado la cerradura de la capilla.

La nota, hecha pública este martes, afirma que “el Arzobispado de Madrid nunca aceptó el traslado de la capilla al lugar propuesto por el Sr. Decano por considerarlo insuficiente e inadecuado”. “Así lo manifestó –añade la nota- en las reuniones de la comisión mixta establecida para revisar el acuerdo entre la Universidad Complutense y el Arzobispado de Madrid que tuvieron lugar los días 23 de enero y 28 de febrero de 2013. El Arzobispado manifestó entonces sus razones por las que no podía aceptar la nueva ubicación y estuvo siempre dispuesto, como lo está ahora, a negociar un lugar idóneo para el culto católico. No se ajusta a la verdad afirmar que el Arzobispado aceptó, a través de Pastoral Universitaria, el traslado de la capilla a la ubicación propuesta”.

El Arzobispado recuerda que, en diciembre de 2013, antes de expirar el convenio entre la Universidad y el Arzobispado, la comisión mixta se reunió de nuevo “con el ánimo de la renovación y actualización del mismo y en dicha reunión no se trató el tema de la capilla, sino que se intercambiaron ideas sobre el marco y el contenido del convenio”. El Arzobispado, por su parte, “entregó por escrito su propuesta y quedó a la espera de una nueva convocatoria de la comisión, que hasta el momento no ha tenido lugar”. El Arzobispado entiende que “el hecho de que aún no haya sido renovado no significa que no siga vigente el Convenio dada la disposición de ambas partes de mantenerlo con las modificaciones que sean acordadas, como quedó expresamente manifestado en la comisión”.

El Arzobispado afirma en su nota que “ha reconocido siempre la autoridad y competencia que la Junta de Facultad tiene sobre la reorganización de los espacios de la misma, y por tanto nunca se ha opuesto a acatar las normas que en este sentido determine”. Pero –añade- “en honor a la verdad y a la justicia siempre ha dejado claro que no se puede hablar de traslado de la capilla cuando el lugar que se ofrece para la misma no reúne las condiciones necesarias de aforo y seguridad para la celebración del culto católico. Proponer el traslado de la capilla en estas condiciones es lo mismo que cerrarla”.

El Arzobispado, por último, manifiesta su voluntad de “seguir negociando sobre este tema para llegar a un acuerdo justo y consensuado”. Tampoco se opondrá “a aceptar una decisión de la autoridad competente, aun en el caso de que no le parezca justa”. Pero, concluye, “tiene obligación de informar siempre, especialmente a los fieles cristianos universitarios, de toda la verdad”.

El obispo auxiliar del Arzobispado de Madrid César Franco, responsable de Pastoral Universitaria, acudió ayer a la Universidad a hablar con el decano Luis Enrique Otero.

"Es un gran paso adelante la presencia de don Cesar hoy en la Complutense. Ojalá sea el inicio de un acuerdo para mantener la capilla. Precisamente, monseñor ha recalcado en su homilía el entendimiento con su frase de que 'Hay cosas que se entienden en Jesús o no se entienden'. "Pero el que no se haya llegado hoy a un acuerdo hace plantearse que se hayan puesto otras posibilidades sobre la mesa de negociación, como puedan ser el alquiler del lugar donde actualmente se encuentra a alquilar la capilla", afirmaba ayer la plataforma ciudadanaMasLibres.org.

Unas trescientas personas participaron en una Eucaristía en la que los estudiantes de Geografía e Historia reclamaron que no se cierre su lugar de culto ni se traslade a un pequeño habitáculo. Hasta ahora, los alumnos habían convocado una misa diaria desde el lunes, aunque mañana jueves no va a celebrarse por petición del Arzobispado, que ha emplazado a los estudiantes a que la celebren el viernes.

El delegado de Pastoral Universitaria, Feliciano Rodríguez, se dirigió a los asistentes al finalizar la celebración y les comunicó que cuentan con el apoyo del Arzobispado de Madrid. Que tanto monseñor Franco como el cardenal arzobispo Antonio María Rouco Varela están “preocupados”. Dijo que el “diálogo” con las autoridades universitarias es “cálido, respetuoso y constructivo”, pero que no están “del todo de acuerdo” y que las “conversaciones” no han llegado a término por las “razones que podéis comprender”. Expresó su deseo de que haya solución pactada que convenza y que responda a las necesidades de las dos partes y aseguró que están “trabajando por ello”. Pidió a los fieles que sigan rezando por la llegada a un acuerdo satisfactorio para ambas partes.

La saga Carrillo

Según informan hoy varios medios de comunicación, la Complutense, que cuenta con ocho capillas en diversos edificios, estudia cobrar alquiler a la Iglesia por estos lugares de culto. El rector, José Carrillo --hijo del histórico líder comunista Santiago Carrillo-- desde que llegó a la máxima dirección de este centro académico no ha dejado de hostigar a la pastoral universitaria y se ha propuesto hacer desaparecer todo lo que huela a Iglesia católica.

El decano, Luis Enrique Otero Carvajal, es un laicista militante, que había anunciado el desmantelamiento de la capilla para ayer martes. Los alumnos, dispuestos a pasar la noche en la capilla para evitar el cierre se encontraron con que la cerradura del local religioso había sido cambiada, de lo que dan fe en un video colgado en Youtube (https://www.youtube.com/watch?v=w4lhIfYNJks).

Según alertadigital.com, Otero Carvajal apoyó a José Carrillo en su carrera hacia el rectorado con la condición de eliminar todo elemento religioso en los campus dependientes de la Universidad Complutense de Madrid.

La Asociación Española de Abogados Cristianos afirma por su parte que las autoridades universitarias podrían estar incurriendo en un delito “contra la libertad religiosa tipificado en el artículo 523 del Código Penal”, ya que existe un acuerdo vigente, que fue firmado en 1993 por el arzobispo de Madrid, cardenal Suquía, y el rector Gustavo Villapalos.