El Ave María viene de la mano de la Virgen o no viene

Entrevista al compositor español Sergio Moreno. Concierto en el marco de la Inmaculada.

| 2161 hits

ROMA, miércoles 5 diciembre 2012 (ZENIT.org).- En el marco de la ceremonia en Plaza de España, en donde Benedicto XVI entregará este 8 de diciembre una ofrenda floral a los pies de la columna de la Inmaculada, se realizará poco después un concierto en la embajada de España ante la Santa Sede.

En el repertorio están el Ave María de De Vitoria; el canon de Pachelbel y tres obras de Mozart: Regina de Coeli, Tu Virginum Corona y el Alleluia. Le siguen el Ave María de Sergio Moreno y concluye el español Balius y Villa con De Villaviciosa Vienen.

El Ave María para coral y orquesta es del compositor español Sergio Moreno, y es interpretado por la Schola cantorum di Santa Maria degli Angeli e dei Martiri dirigida por el maestro Osvaldo Guidotti.

ZENIT entrevistó al joven compositor español, Sergio Moreno, 38, alto, con una barba tupida que esconde su natural afabilidad. Desde la infancia se ha dedicado a la música y en el conservatorio obtuvo grandes resultados en composición. Con una licenciatura en filología anglogermánica de la Universidad de Cádiz, actualmente está concluyendo un curso de estudio en la Universidad Gregoriana. Es diácono y será ordenado sacerdote el 22 de diciembre próximo en España.

¿Cómo nace esta composición del Ave María?

--Sergio Moreno: Surgió un día, después de los ensayos de la coral de la basílica menor de Santa María de Arcos de la Frontera, llegando a mi habitación me senté y me vino una melodía que me gustaba, me fui al piano y comencé.

¿Nada de planeado por lo tanto?

--Sergio Moreno: Le llamo la inspiración. Y el día siguiente me viene otro trozo que es aún más importante, que le llamo la parte sublime. Y esta Ave María termina con un amén muy alto. Escrita en la tonalidad en re menor nos recuerda a tantas obras, una tonalidad que cautiva. Y termina en re mayor que transmite el sentido de la vida. O sea, inicia en un tono melancólico y termina con la alegría de la gloria de la Resurrección.

¿Y una vez concluida la melodía?

--Sergio Moreno: Trabajé dos años con el maestro Ángel Hortas, director de la Capilla musical catedralicia de Jerez de la Frontera, para armonizarla con voces e instrumentos.

¿Un Ave María es siempre algo que exige?

--Sergio Moreno: El Ave María viene de la mano de la Virgen o no viene. Tienen siempre algo especial. A través del santo rosario encontré inspiración. Esta música no empieza como todas las Ave María sino “Ave María, Ora pro Nobis”, y en donde los violines juegan un papel importante.

¿Cómo es que le proponen interpretarla este 8 de diciembre?

--Sergio Moreno: El embajador de España ante la Santa Sede, me oyó cantar la proclamación del evangelio y de allí nació todo. Al papa le enviamos el año pasado el audio de este Ave María y el santo padre respondió agradecido con una carta.

¿Usted que ha estudiado piano y composición, qué considera fundamental en la música sacra?

--Sergio Moreno: Uno puede componer sin creer pero para transmitir, para llegar, hace falta la experiencia de oración y del rosario. Hay muchos compositores con buenas intenciones pero no basta. Para que tenga sacralidad es necesaria la vivencia de la persona. Ahí está la clave. Hay grandes compositores que han escrito bellas melodías sacras pero no han logrado llegar a nada.

¿Puede depender también de los instrumentos?

--Sergio Moreno: No necesariamente de los instrumentos. La melodía es la clave, pues como dice el refrán 'la mona aunque se vista de seda mona se queda'. Si la melodía no es cautivante el resto es vacío por más cosas que le pongan.

¿Bien, y los instrumentos?

--Sergio Moreno: El órgano es el instrumento clave para la liturgia y la música debe estar al servicio de ella, el actual papa lo ha defendido muy bien con un motu proprio. Entretanto sé que hoy hay menos organistas.

¿Y qué pasa con la guitarra?

--Sergio Moreno: Es accidental, tengo la postura de dos grandes: Ennio Morricone y Ricardo Muti quienes dijeron que desde que entraron las guitarras estas habían acabado con el órgano.

Con guitarras se puede también tocar si el canto está al servicio de la liturgia y cuando quien toca vive la liturgia y la transmite. Hay que vivir lo que se celebra. Pero la guitarra es un hecho circunstancial.

¿Cómo incentivar la buena música?

--Sergio Moreno: La música es muy importante y no solo en todas las parroquias. No es fácil contar con un coro y más aún con corales. Cuesta mucho, se necesita constancia, se sufre mucho y se depende de las ocupaciones de la gente. Un organista que toque, que no sea creyente, puede servir para amenizar, pero no va a transmitir si no vive eso.

¿Y en concreto?

--Sergio Moreno: Es muy importante que el párroco promocione, apoye, porque si el párroco no acompaña --lo se por experiencia propia- no funciona. Es necesario que se preocupe de que el coro vaya para adelante y que haga sentir que no es un relleno. Y no basta armonizar, las músicas tienen que coincidir con la liturgia. En el seminario hemos aprendido mucho sobre la importancia de la música al servicio de la liturgia.