El cardenal Arinze explica las normas litúrgicas emitidas para el Camino Neocatecumenal

Entrevista con el prefecto de la Congregación para el Culto Divino

| 2596 hits

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 16 febrero 2006 (ZENIT.org).- Las normas emitidas por la Santa Sede al Camino Neocatecumenal sobre la liturgia surgen de un proceso de más de dos años, en el que han participado siete cardenales de la Curia Romana por petición del Papa, revela el cardenal Francis Arinze.



En esta entrevista concedida a «Radio Vaticano», el prefecto de la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos comenta la carta que este organismo envió en nombre de Benedicto XVI el 1 de diciembre a los responsables del Camino (ZENIT.org) y el discurso que dirigió a miembros de esta nueva realidad eclesial el Santo Padre el 12 de enero (Cf. Cf. Zenit, 12 de enero de 2006).


--¿Qué dicen estos dos documentos?

--Cardenal Arinze: Lo mejor es leer el discurso del Santo Padre […] No voy a leer todo el discurso, sino sólo la parte que afronta la liturgia. Era un encuentro de alegría: el Santo Padre bendijo a muchas familias del Camino Neocatecumenal que estaban a punto de ser enviadas en misión Entre otras cosas, el Santo Padre dijo: «la importancia de la liturgia, y en particular de la santa misa, en la evangelización, y vuestra larga experiencia puede confirmar bien cómo la centralidad del misterio de Cristo, celebrado en los ritos litúrgicos, constituye un camino privilegiado e indispensable para construir comunidades cristianas vivas y perseverantes».

El Papa sigue diciendo: « Precisamente para ayudar al Camino Neocatecumenal a hacer aún más eficaz su acción evangelizadora en comunión con todo el pueblo de Dios, la Congregación para el culto divino y la disciplina de los sacramentos os ha impartido recientemente en mi nombre algunas normas concernientes a la celebración eucarística, después del período de experiencia que había concedido el siervo de Dios Juan Pablo II. Estoy seguro de que cumpliréis atentamente estas normas, que recogen lo previsto en los libros litúrgicos aprobados por la Iglesia».

Estas son las palabras del Santo Padre. Les estaba diciendo: «A través de esta Congregación os he dado directivas; seguidlas».


--¿Cuál es el contenido de estas directivas?

--Cardenal Arinze: El 1 de diciembre de 2005, nuestra Congregación, al concluir numerosos coloquios durante un período de al menos dos años o más, escribió a los responsables del Camino Neocatecumenal una carta de dos páginas. Ofrezco simplemente el sumario: «En la celebración de la santa misa, el Camino Neocatecumenal aceptará y seguirá los libros litúrgicos aprobados por la Iglesia sin omitir ni añadir nada».

Este es el principio básico. Seguir los libros aprobados, no añadir ni quitar. Todo lo demás es un detalle y se presentan seis puntos más precisos para responder a algunas peticiones del Camino Neocatecumenal sobre materias relativas a la celebración eucarística.

En primer lugar, sobre la celebración del sábado por la noche: el domingo es el día del Señor. El Santo Padre decide que las comunidades del Camino Neocatecumenal, al menos un domingo al mes, tienen que participar en la santa misa de la comunidad parroquial. Para las otras tres semanas, el Camino Neocatecumenal, en cada diócesis, debe entablar un diálogo con el obispo diocesano.

Por lo que se refiere a la homilía, pronunciada siempre por el sacerdote o el diácono, se puede hacer una intervención ocasional breve y que no tenga la apariencia de homilía. También esto se puede aceptar.

Sobre el saludo de la paz, se concede el que el Camino Neocatecumenal pueda aprovechar el indulto ya concedido, es decir, que tenga lugar el intercambio de la paz antes del ofertorio, hasta nueva disposición.

En cuanto a la manera de recibir la santa Comunión, se da al Camino Neocatecumenal un período de transición, que no dure más de dos años, para pasar de la manera generalizada entre sus comunidades de recibir la Comunión --por ejemplo, sentados, utilizando una mesa adornada colocada en el centro de la Iglesia, en lugar del altar dedicado-- a la manera normal para toda la Iglesia de recibir la santa Comunión. Esto significa que el Camino Neocatecumenal tiene que caminar hacia la manera prevista por los libros litúrgicos para la distribución del Cuerpo y de la Sangre de Cristo.

Por último, el Camino Neocatecumenal tiene que utilizar también las demás oraciones eucarísticas contenidas en el misal y no sólo la segunda oración eucarística.

La síntesis de todo esto es que el Camino, en la celebración de la santa misa, seguirá los libros litúrgicos aprobados, teniendo en cuenta las especificaciones que acabo de expresar. Esto es lo que dice la carta.

--¿Cómo ha surgido esta carta?

--Cardenal Arinze: Ha surgido de los resultados del examen de esta Congregación sobre la manera en que el Camino Neocatecumenal celebra la santa misa desde hace muchos años, pues tras la aprobación de sus estatutos para un período de cinco años por parte del Consejo Pontificio para los Laicos, el resto de los dicasterios vaticanos tenían que hacer las aprobaciones de su competencia. La competencia de nuestra Congregación es la liturgia.

Para hacer este examen creamos una comisión mixta entre personas nombradas por el Camino Neocatecumenal y personas nombradas por nuestra Congregación. En las discusiones, han surgido muchas prácticas que ellos realizan durante la misa. Han sido examinadas y se vio que muchas de ellas no se realizaban según los libros aprobados.

Este es el «background». Todo ha sido examinado en muchas sesiones por la comisión mixta por un período de dos años o más. Y tuvo lugar también una discusión entre siete cardenales de la Curia romana por voluntad del Santo Padre, quienes examinaron todo. Por tanto, esta carta constituye la conclusión de todo este proceso.