El cardenal Cassidy hace un llamamiento a los judíos a retomar el diálogo

El encargado del ecumenismo cree que han interpretado mal «Dominus Iesus»

| 1360 hits

LISBOA, 26 sep (ZENIT.org).- El presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos, el cardenal Edward Idris Cassidy, ha hecho un llamamiento a los judíos, invitándoles a revisar la decisión de no participar en la jornada de amistad judeo-cristiana, inicialmente programada para el 3 de octubre en este año del Jubileo.



La comunidad judía de Italia, por boca del rabino jefe de Roma, Elio Toaff, había comunicado en días pasados al purpurado australiano que prefiere cancelar o retrasar la celebración de este momento de encuentro, promovido con gran ilusión por el Papa, pues no comparten afirmaciones presentes en la declaración «Dominus Iesus», sobre el carácter único y universal de la salvación en Cristo, publicada el 5 de septiembre por la Congregación para la Doctrina de la Fe.

El cardenal Cassidy, en Lisboa, donde asiste a la reunión «Hombres y religiones», organizada por la Comunidad de San Egidio, ha declarado: «Estoy disgustado de esta decisión de no participar, pero pienso que no es un problema internacional y que se puede resolver trabajando con los representantes romanos».

El hombre a quien Juan Pablo II ha encargado particularmente la promoción del diálogo con los cristianos de las diferentes confesiones y con el pueblo de Israel, añade: «Deseo que se pueda explicar bien el significado de este documento, y en particular a quién estaba dirigido y qué objetivo quiere lograr. Y así podremos superar todas las dificultades».

En particular, aclaró que «el texto no está dirigido al mundo ecuménico e interreligioso sino al mundo académico». De esto depende su «modo un poco escolástico de decir "esto es verdad y esto no lo es"». Según el purpurado australiano, «los contenidos son los del Concilio Vaticano II, pero hay un problema de lenguaje: estaba dirigido sobre todo a los profesores de Teología de la India porque en Asia hay un problema teológico sobre la unicidad de la salvación».