El cardenal Cipriani pide a los políticos claridad en sus propuestas

“No reclamar una identidad católica para luego defender el aborto”, advierte

| 1804 hits

LIMA, lunes 7 de marzo de 2011 (ZENIT.org).- El cardenal Juan Luis Cipriani Thorne exigió a los políticos “claridad” en sus propuestas electorales, especialmente en lo relativo a los valores morales, y a los sacerdotes, que no se “queden callados” en los momentos difíciles.

Lo hizo ayer domingo 6 de marzo, durante la homilía pronunciada en la misa de toma de posesión del nuevo párroco de la parroquia de Nuestra Señora de la Reconciliación de Camacho.

Como en otras intervenciones recientes sobre esta cuestión (ver www.zenit.org/article-38243?l=spanish), el purpurado exigió que “los políticos deben ser bien claros en cuanto a sus propuestas y no reclamar una identidad católica para luego defender el aborto”.

“Quienes quieran dirigir el país, mayoritariamente católico, deben decirnos si van a respetar la doctrina de la fe que dicen profesar”, afirmó el cardenal Cipriani.

Afirmó que “estos no son tiempos fáciles para la Iglesia”, y añadió que “es incómodo decirlo, pero yo no pasaré a la historia de los Pastores como cobarde, como un Pastor mudo”.

“La tentación de ser un Pastor mudo y que se acomoda a las simpatías es muy grande. Son tiempos en que vientos de doctrina van atravesando a través de la Iglesia y muchas veces reclamando el nombre de Dios, pero no podemos callarnos”, añadió

Por ello, exhortó a sus sacerdotes a “nunca quedarse callados y a estar atentos a esos lobos que pretenden dispersar a las ovejas”.

“El párroco es el Pastor, el obispo es el Pastor, el padre es el Pastor, todos en diferentes grados. Por eso nos dice Jesús que ese Pastor debe construir su familia, su parroquia, su trabajo episcopal sobre roca, que es la Palabra de Dios viva”, afirmó.

Señaló también que cuando la gente reconoce la Palabra de Cristo “reconoce su autoridad divina y su amor misericordiosos; es por esto que el Señor le pide a los Pastores construir la Iglesia sobre la verdad y la fe, y no quedarse mudos en los momentos más difíciles”.