El cardenal de México pide a los medios que no hagan héroes de los narcotraficantes

| 783 hits

MÉXICO, lunes, 14 febrero 2005 (ZENIT.org-El observador).- El cardenal y arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera, hizo un llamado a los medios de comunicación para que cesen de erigir en héroes a quienes se dedican al narcotráfico y asociar el consumo de drogas con un hecho socialmente aceptado y bien visto entre los jóvenes.



Al conceder una conferencia de prensa, tras la misa dominical en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México, el cardenal Rivera Carrera subrayó que en el asunto del crecimiento del consumo de drogas (México ha dejado de sur un país «exportador» para convertirse también en un país consumidor de droga) hay distintos niveles de responsabilidad.

«Por supuesto --dijo--, los primeros responsables son los padres de familia. Pero, por desgracia, muchas veces hablamos de hogares desechos, de familias rotas. También tiene una responsabilidad el colegio, la escuela. Tiene una responsabilidad la iglesia a la cual pertenece; tiene una responsabilidad grande el gobierno. Y una responsabilidad grandísima los medios de comunicación porque, a veces, presentan estas imágenes, estas figuras como muy atractivas, como muy liberadoras, como algo que debe de seguir la juventud».

En cuanto al tema de la presunta penetración del narcotráfico al interior del gobierno de Vicente Fox y la guerra que éste le ha declarado a los capos de la droga, el cardenal Rivera Carrera descartó que tenga relación con la sucesión presidencial del próximo año en México.

Sin dejar de reconocer que hay una persona del entorno cercano del presidente señalada como infiltrado del cártel de Ciudad Juárez (el coordinador de logística de giras presidenciales) y que esto es grave, el cardenal Rivera Carrera afirmó que «no es algo que determine a un gobierno, porque esto se da absolutamente en todos los gobiernos, de todas partes del mundo. Y, gracias a Dios, el gobierno actual tiene gente responsable que supo descubrir esto y le supo poner remedio».

Finalmente, por lo que respecta a los «modelos» de delincuencia presentados por la televisión mexicana, el purpurado mexicano subrayó que «en ocasiones así son presentados los delincuentes, como si fueran grandes héroes».

Eso llama la atención a la juventud «y hemos visto, por desgracia, algunos de estos defraudadores, algunos de estos delincuentes, que se acude a ellos hasta para pedirles su autógrafo; se les presenta como si fueran héroes nuevos de una nueva civilización», concluyó.