El cardenal Etchegaray celebra misa en el famoso santuario chino de Sheshan

Los contactos con los obispos patrióticos no implican ningún reconocimiento

| 798 hits

SHANGHAI, 19 sep (ZENIT.org).- El cardenal Roger Etchegaray, presidente del Comité Central para el Gran Jubileo del año 2000, quien se encuentra de visita en China, pudo celebrar hoy una misa en el famoso santuario de la Virgen «Auxilio de los cristianos» en Sheshan, a unos 40 kilómetros de Shanghai.



El santuario está íntimamente ligado al corazón de todos los católicos chinos y es meta de numerosas peregrinaciones, convirtiéndose así en un signo de unión espiritual más allá de toda división o tensión. El Papa, que se siente espiritualmente unido a este templo, el 21 de agosto de 1988, lo describió en sus detalles y evocó su historia para unirse «espiritualmente a la peregrinación de los fieles chinos». En aquella ocasión encomendó a la Virgen de Sheshan a toda la Iglesia universal, pero particularmente a la iglesia que está en China.

En el transcurso de su viaje a China continental, que comenzó el martes de la semana pasada y cuya primera etapa fue Pekín, donde participó en el Simposio internacional sobre «Religiones y paz», el cardenal Etchegaray ha mantenido contactos con autoridades civiles y eclesiásticas, incluyendo algunos obispos que forman parte de la Asociación Patriótica, una especie de Iglesia controlada por el Partido.

Antes de emprender su viaje, en una entrevista concedida a «Radio Vaticano», el purpurado vasco-francés había advertido que estos «posibles contactos no podrán ser interpretados como un reconocimiento de las estructuras eclesiales» que actualmente se han impuesto en China y confesó su deseo de poder «testimoniar sencillamente a todos una voluntad sincera y determinada de dialogar, sin esconder nada de la verdad de la Iglesia, tal y como Cristo la ha fundado».