El cardenal Grocholewski defiende en México el derecho a elegir la educación para los hijos

No hay contracción entre la Iglesia en España y la Santa Sede sobre le preservativo

| 915 hits

MÉXICO, lunes, 24 enero 2005 (ZENIT.org-El Observador).- De visita en la arquidiócesis de México el cardenal Zenon Grocholewski, prefecto de la Congregación para la Educación Católica, debía inaugurar este lunes la Facultad de Derecho Canónico de la Universidad Pontificia de México.



Al sostener una rueda de prensa, junto con el cardenal Norberto Rivera, arzobispo primado de México, el cardenal Grocholewski defendió el derecho a la educación religiosa como un derecho inherente a la condición humana y confirmó la unidad de la Iglesia católica con el Papa en torno a la polémica sobre el uso del preservativo como parte integral de la lucha contra el sida.

«Toda persona humana tiene derecho a la educación --dijo el cardenal Grocholewski-- sobre todo, a aquella que es la voluntad de sus padres». La formación religiosa es un derecho esencial de la persona, cualquier tipo de educación religiosa, no solamente la educación católica, añadió.

«El Estado debe respetar la voluntad de la gente, de los ciudadanos, y debe darse la posibilidad de optar por la educación religiosa, también en la escuela pública», subrayó el prefecto de la Congregación para la Educación Católica.

Este tema --dijo el cardenal Grocholewski, de origen polaco-- era muy sensible en los países comunistas, donde estaba prohibida la enseñanza religiosa en la escuela pública, donde no se hablaba de religión o, en la mayor parte de los casos, se estaba en contra de la religión.

«Cuando cayó el comunismo, los ciudadanos han pedido enseñanza religiosa y ahora ésta se encuentra en la escuela pública: simplemente el Estado respeta el derecho a la voluntad del propio pueblo» añadió.

El cardenal Zenon Grocholewski constató que «hoy se da demasiada importancia a la educación técnica y científica; pero la ciencia puede ser usada para el bien o para el mal. Cuanto más progrese la ciencia, más necesario se hace educar a la persona para el uso de la ciencia de un modo justo».

Gracias a las conquistas de la ciencia, de la técnica, la guerra se ha vuelto más terrible, la injusticia más refinada, la opresión a los pobres más pérfida y el peligro de destruir la vida sobre la Tierra, más grande, añadió el cardenal Grocholewski.

Y sentenció que cuanto más progrese la ciencia más debe progresar el hombre para hacerla operar en favor del bien de la humanidad.

Ante la pregunta de si la Iglesia española sostiene un punto de vista diferente al de la Santa Sede sobre el uso del preservativo que, el cardenal Grocholewski fue claro al decir que «la Iglesia en España no posee otro punto de vista que el del Santo Padre y el Vaticano; la entrevista en cuestión (la del padre Juan Antonio Martínez Camino, secretario de la Conferencia Episcopal Española) es un equívoco; la Conferencia Española se ha apresurado a decir que su postura (sobre el uso del preservativo) es la misma que la de la Santa Sede».

Lo que enseña la Iglesia es la responsabilidad, dijo; «porque se trata de hacer de la vida algo más humano; que el amor se convierta en un amor más humano; los padres que aman a sus hijos están dispuestos al sacrificio», concluyó diciendo el cardenal Grocholewski.