El cardenal Parolín: 'Los inmigrantes, rostros sufrientes de Cristo'

El secretario de Estado de la Santa Sede celebra en la basílica de la Virgen de Guadalupe tras la cumbre sobre migración de menores a Estados Unidos

Roma, (Zenit.org) Redacción | 1211 hits

El secretario de Estado de la Ciudad del Vaticano, el cardenal Pietro Parolín ha llegado este domingo a Ciudad del México, donde participó el lunes 14 a la apertura de la cumbre que llevó por título “Coloquio México-Santa Sede sobre Migración Internacional y Desarrollo", destinado a profundizar y encontrar soluciones al problema de los niños menores inmigrantes no acompañados hacia Estados Unidos y a la cual participaron también diversos países centroamericanos.

El cardenal pudo aportar su experiencia enriquecida por varios años de estadía en México al servicio de la Santa Sede.

Hoy ha celebrado una misa en el santuario de la Virgen de Guadalupe, allí ha recordado que “tenemos muchas cosas que pedir a María: por nosotros mismos, por la curación de un familiar, por los hijos, por los problemas económicos, sociales... Pero no se olviden nunca de pedirle aquello en lo que Nuestra Señora más destaca: la fidelidad a Cristo”.

Pidió a los presentes que recen “a nuestra Madre por los inmigrantes”. Y tras recordar su participación en la cumbre, y el sufrimiento de tanta gente, concluyó: “Los inmigrantes, a menudo, son los rostros sufrientes de Cristo en nuestros días, que conmueven el corazón de su Madre”.

Homilía del cardenal Parolín

Señor Cardenales, Señores Arzobispos y Obispos, Queridos sacerdotes, seminaristas, religiosos y religiosas, Hermanos y hermanas:

Es para mí motivo de profunda alegría poder celebrar esta eucaristía en el Santuario de la Virgen de Guadalupe. No podía faltar, en mi visita a este querido País, un momento en que la Madre me permitiese estar, como una sola familia, con todos ustedes en torno a su Hijo. Y sintiéndome parte de este pueblo que se acoge filialmente bajo su celestial amparo, vengo también yo a rendirle homenaje, como hacen tantos peregrinos, pero sobre todo vengo a pedirle insistentemente lo que Ella siempre nos ofrece, a su Hijo Jesucristo.

Hemos escuchado el evangelio de la Virgen peregrina que, con premura se dirigió a la montaña de Judea para acompañar a su pariente Isabel, que en su ancianidad estaba esperando un niño. También san Juan Diego corrió con premura con su tilma cargada de rosas de Castilla ante el Obispo fray Juan de Zumárraga, rosas que había hecho florecer la Virgencita morena sobre la colina de Tepeyac en la inclemencia del invierno. La preciosa imagen que apareció milagrosamente impresa en su tilma era la prueba y la señal definitiva de la voluntad del Señor.

Y entre estas dos santas mujeres, María e Isabel, se establece un diálogo orante, del que brotan dos de las oraciones marianas más conocidas: una con la que nosotros nos dirigimos a nuestra Señora (“Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu vientre”) y otra con la que Ella se dirige a Dios (“Proclama mi alma la grandeza del Señor”). Son dos tipos de bendición. La primera viene de Dios: el Señor ha bendecido a María, la ha llenado de su gracia para que sea la Madre del Hijo de Dios; la otra sube de la tierra al cielo: María, que ha experimentado la bondad divina, alaba a Dios, dándole gracias y ensalzándolo.

Las palabras de Isabel, junto a la salutación del Arcángel Gabriel, forman el “Ave María”, seguramente la oración más repetida dentro de los muros de esta insigne Basílica. “Bendita tú entre todas las mujeres”, es la salutación de la madre de San Juan Bautista, del que Jesús dirá más tarde que es el más grande entre los nacidos de mujer y, sin embargo, el más pequeño en el Reino de los cielos es mayor que él (cf. Mt 11,11). María es “bendita” porque se hizo “esclava” del Señor, pequeña al servicio del Reino de los cielos, donde los primeros son los últimos y los últimos primeros.

Y ahora Ella continúa colaborando como Madre con el designio amoroso de Dios, con su plan de redención. De ello es prueba este hermoso santuario, lugar donde se derrama abundantemente la ternura divina, lugar donde María sigue llevando a muchos a su Hijo. Así se lo prometió a San Juan Diego al pedirle una casita para “allí mostrárselo a Ustedes, engrandecerlo, entregárselo a Él, a Él que es todo mi amor, a Él que es mi mirada compasiva, a Él que es mi auxilio, a Él que es mi salvación”.

Venir a rezar a María, diciéndole “Dichosa”, como Isabel, incluye también reconocerla como modelo de creyente (“Dichosa tú porque has creído”), y aprender a decir como Ella: “Hágase en mí según tu Palabra” (Lc 1,38). La auténtica oración cristiana incluye siempre las palabras del Señor: “No se haga mi voluntad sino la tuya” (Lc 22, 42), con las que expresamos la confianza en que todo lo que suceda en nuestra vida forma parte de su designio amoroso de Padre. Como creyente, María es la primera discípula, que recorrió con Jesús el camino de la vida, desde que, como joven gozosa, tuvo a su Niño recién nacido entre los brazos hasta que, como madre dolorosa, lloró abrazada al cuerpo sin vida de su Hijo crucificado.

Aprendamos de la Virgen a seguir a Jesús, tanto en los momentos serenos como en medio de las pruebas. Como Ella, que nunca abandonó a su divino Hijo, aceptemos en nuestro corazón la voluntad de Dios, sean cuales sean las circunstancias por las que pasemos. Si estamos unidos a Él en el sufrimiento, Él nos hará llegar a la gloria de la resurrección.

Tenemos muchas cosas que pedir a María: por nosotros mismos, por la curación de un familiar, por los hijos, por los problemas económicos, sociales... Pero no se olviden nunca de pedirle aquello en lo que Nuestra Señora más destaca: la fidelidad a Cristo. Pidámosle el tesoro más grande que Ella tiene: su Hijo Jesucristo. Él es el único Salvador, el médico de los cuerpos y las almas, la fuente de la salud, el que nos reconcilia con Dios, el que nos envía al Espíritu Santo con todos sus dones. Supliquemos a María que nos regale a Cristo y, con Cristo en nuestro corazón, afrontemos la vida diaria, con sus alegrías y penas. Pidámosle a Nuestra Señora que su Hijo sea la luz de nuestra vida, la paz de nuestra alma, la razón que nos lleve a servir a los más postergados, la fuerza que nos aliente a no devolver mal por mal, a no mentir jamás. Y, presentándole nuestros anhelos, preocupaciones, sufrimientos y esperanzas..., Ella como Madre sabrá comprenderlos y llevarlos hasta su Hijo, y a nosotros nos dirá: “Hagan lo que él les diga” (Jn 2,5), para que sea su voluntad la que se cumpla en nuestras vidas.

Por otra parte, no sólo venimos a rezar a María, sino a rezar con María. Y el evangelio nos presentaba la oración con la que Ella, y nosotros con ella, nos dirigimos a Dios: “Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios mi Salvador”. Una oración que consigue abrir las puertas de la gracia y conmover el corazón misericordioso de Dios y realizar obras grandes a través de Ella. No es Ella la importante, sino que es Dios el que obra. Como Juan el Precursor remite a Jesús, así María remite a su Señor. Como aquél decía: “Conviene que él crezca y yo disminuya”, así “el honor que el servidor rinde a la Reina viene a recaer sobre el Rey” (San Ildefonso, Libro de la perpetua virginidad de Santa María, XII).

La Iglesia ha aprendido de María que la verdadera evangelización consiste en “proclamar las grandezas del Señor”, anunciar y descubrir los frutos de la redención con un corazón renovado con el ardor del Evangelio. En Ella podemos ver la manera como la Iglesia se hace presente, con la luz del Evangelio, en la vida de los pueblos, en las transformaciones sociales, económicas, políticas. Santa María de Guadalupe es el modelo de una Iglesia peregrina, que no se busca a sí misma, que camina con su pueblo y no quiere quedarse fuera de sus retos y proyectos, de sus angustias y esperanzas. Por eso, forma parte de nuestra historia y la sentimos en lo más profundo de nuestro corazón.

Hoy, animados por el ejemplo de María en su servicio a los más desamparados, les pido a todos ustedes una intención particular en su oración a nuestra Madre por los inmigrantes.

Ayer participé en la apertura del Coloquio sobre movilidad humana y desarrollo para avanzar en la defensa de los derechos y de la dignidad de las personas que, en su búsqueda de trabajo y de mejores condiciones de vida, se ven forzadas a abandonar sus hogares y no pocas veces son víctimas de un modelo económico excluyente, que no pone en el centro a la persona humana. Pues mientras, por un lado, se abren cada vez más las fronteras para el comercio, para el dinero, para las nuevas tecnologías, por otro lado, las personas padecen múltiples restricciones, atropellos y abusos, quedando en situaciones de vulnerabilidad. Los inmigrantes, a menudo, son los rostros sufrientes de Cristo en nuestros días, que conmueven el corazón de su Madre.

El compromiso a favor de la unidad y de la reconciliación que Ustedes, queridos hermanos Obispos, han asumido para regenerar la convivencia nacional, el diálogo con los diversos agentes sociales, llamados a encontrarse y a colaborar, es la ocasión propicia para aportar los valores y las raíces cristianas a la edificación de una sociedad más justa y solidaria, una sociedad basada en la cultura del encuentro, en el absoluto respeto a la vida humana, en el favorecimiento infatigable de lo que une a todos y promueve el recíproco entendimiento.

Hermanos en el Señor, mi presencia entre ustedes quiere revitalizar también los lazos de afecto y comunión que vinculan a este amado País con la Santa Sede, lazos que han distinguido siempre el catolicismo en México. Y ante María Santísima, Reina del Cielo y de la Tierra, pedimos en primer lugar por Su Santidad el Papa Francisco, de quien me hago portador de su saludo y bendición.

El Santo Padre nos pide siempre que lo tengamos presente en nuestras oraciones. Hoy ponemos a los pies de la Virgen su Persona y sus intenciones como Sucesor de San Pedro. Presentamos igualmente a nuestra Señora a la Iglesia que peregrina en México, poniendo en su Inmaculado Corazón sobre todo a los ministros del Evangelio, a los consagrados, a los jóvenes que se preparan para el sacerdocio o la vida religiosa, para que sientan el gozo de entregarse por completo a Dios y a los hermanos. Y le pedimos insistentemente también por la paz entre las Naciones, para que la concordia reine en el mundo entero.

Madre de Guadalupe, sigue siendo Abogada e Intercesora nuestra, sigue dándonos a Jesús, y con Él nos llegará la vida en plenitud. Amén.

Leer también: Francisco envía mensaje a cumbre en México sobre inmigración de menores

México -Vaticano: cumbre sobre migración de menores a EEUU ...