El cardenal Rivera bendice una capilla de Guadalupe en Lourdes

Hermanamiento entre ambos santuarios marianos

| 1381 hits

LOURDES, domingo 18 de septiembre de 2011 (ZENIT.org - El Observador).- Hoy domingo, en el santuario de Lourdes, en Francia, el arzobispo primado de México, cardenal Norberto Rivera Carrera, presidió la misa solemne mediante la cual se consagró una capilla construida ex profeso para la veneración de los fieles a Santa María de Guadalupe en el santuario de Nuestra Señora de Lourdes.

El cardenal Rivera Carrera encabeza la arquidiócesis que alberga el santuario mariano más visitado del mundo, la Basílica de Guadalupe, con cerca de 15 millones de peregrinos al año.

El santuario de Lourdes es el más visitado de Europa con cerca de 8 millones de peregrinos anualmente, la mayor parte enfermos que buscan la intercesión de la Inmaculada Concepción de María, quien se le apareció a Santa Bernardita Soubirous en 1858.

Según información del santuario de Lourdes, en la Plaza del Rosario ya existe una estatua de la Virgen del Tepeyac que colocó el 12 de mayo de 1966 el arzobispo de México, el cardenal Miguel Darío Miranda.

Pero esta nueva capilla será un recinto de oración de estilo romano bizantino imaginada y promovida por José Barroso Chávez, quien en vida fuera presidente mundial de la Cruz Roja y presidente vitalicio de Cruz Roja México, que participó en el 150 aniversario de las apariciones a Santa Bernardita y en la edificación de la Basílica actual de Guadalupe en México.

Hasta ahora es llevada a cabo y concluida por una familia mexicana con la asesoría artística del mexicano Jaime Domínguez Montes, de acuerdo a lo expresado en boletín de prensa por parte del sistema de información del arzobispado de México.

La capilla cuenta ya con una composición en mosaico veneciano (pasta de vidrio, hoja de oro) que interpreta la obra pictórica de Domínguez Montes, con la Virgen Morena y San Juan Diego Cuauhtlatoatzin.

Durante la consagración de la capilla destinada a Santa María de Guadalupe en el santuario de Lourdes, el cardenal Rivera Carrera estuvo acompañado por monseñor Jacques Perrier, obispo de Tarbes y Lourdes.