El cardenal Rouco invitó a hablar de Cristo en las movidas

El arzobispo de Madrid honró a la Virgen de la Almudena

| 1533 hits

MADRID, miércoles 9 noviembre 2011 (ZENIT.org).- Con María, ¡Siempre Sí!, es el lema con el que se celebran este año los actos en honor a la patrona de la Archidiócesis de Madrid, Santa María la Real de la Almudena. En la vigilia de la fiesta, ante numerosos jóvenes, el cardenal de Madrid invitó a hablar de Cristo hasta en las “movidas” del fin de semana.

Este miércoles, el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, presidió la misa solemne en la Plaza Mayor de la capital de España. Durante la eucaristía, el alcalde de Madrid José María Ruiz Gallardón renovó el Voto de la Villa. Luego, la imagen de la Virgen fue llevada en procesión por las calles del centro de la ciudad.

En su homilía el cardenal Rouco recordó la historia de la patrona de Madrid y se detuvo en recordar la Jornada Mundial de la Juventud, celebrada este verano en la capital. Dijo que María fue una de las claves de la "cascada de luz" que iluminó estas inolvidables jornadas en las que la juventud invadió pacíficamente las calles (ver texto completo de la homilía en: http://www.zenit.org/article-40858?l=spanish). 

La Plaza de la Almudena acogió durante varios días la tradicional ofrenda floral en honor a la Virgen que se prolongó hasta este miércoles, a las 21,00 horas.

Por la tarde, la catedral de la Almudena acogió un concierto en honor a la Virgen, a cargo del Orfeón de Madrid.

Tanto la cripta como la catedral permanecieron abiertas todo el día y los fieles pudieron subir a venerar la imagen de la Virgen de la Almudena en su altar.

Con motivo de la celebración del centenario de la cripta de la catedral, Benedicto XVI concedió un año jubilar con indulgencia plenaria, que concluirá el 31 de diciembre de 2011.

Este martes, se celebró la vigilia de la fiesta en una catedral llena de jóvenes. “En esta vigilia de la Almudena hay nuevas caras”, así empezó la homilía el cardenal Rouco, según informa hoy el diario La Razón. “Es una muestra de que las Jornadas de la Juventud han tocado el corazón de muchos”, subrayó.

El arzobispo de Madrid resumió en cuatro puntos las lecciones de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) celebrada este verano en la capital, presidida por el papa: escuchar la Palabra de Dios, recordando el catecismo joven YouCat que definió como un gran instrumento para conocer a Cristo; integrarse en una comunidad; vivir el servicio; y, por último, evangelizar.

El cardenal animó a los jóvenes a hablar de Cristo “en la escuela, con los amigos, y no sé yo si se podrá hacer donde las 'movidas' nocturnas de los viernes y los sábados, pero quizá sí, porque la gente está muy 'tocada' y se les puede dar testimonio de Cristo”.

El cardenal anunció que está pensando en otro proyecto juvenil: “Hace ocho años hicimos una misión universitaria, y a lo mejor deberíamos organizar otra”.