El cardenal Rouco presenta Madrid 2011 a la prensa internacional

“Las relaciones Iglesia-Estado respecto a la JMJ funcionan perfectamente”

| 3814 hits

MADRID, viernes 19 de febrero de 2010 (ZENIT.org).- “Las relaciones Iglesia-Estado respecto a la Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) funcionan perfectamente”, afirmó este viernes el arzobispo de Madrid.

El cardenal Antonio María Rouco Varela ofreció un desayuno informativo a corresponsales de la prensa internacional para explicar las últimas novedades de la Jornada Mundial de la Juventud y su dimensión mundial.

El purpurado agradeció el clima de colaboración con las administraciones públicas. Además de facilitar espacios ciudadanos e instalaciones públicas, han concedido a la JMJ el carácter de acontecimiento de extraordinario interés público, que concede beneficios fiscales a las empresas que patrocinen la JMJ.

La colaboración del Gobierno español se extiende a la facilitación de los visados: se está trabajando en fórmulas fáciles y responsables para acoger a personas que provengan de países que necesiten este trámite.

Pasos de toda España

Entre los distintos actos previstos para el evento que se celebrará en agosto de 2011 en Madrid, destacó un multitudinario Via Crucis que tendrá lugar en el paseo de la Castellana, el eje de la capital española.

“Será una gran manifestación cultural de la Semana Santa española”, y reunirá pasos de gran valor artístico y religioso procedentes de todo el país, avanzó.

La JMJ empezará con la acogida del Papa y una Misa en la plaza de Cibeles, en el centro de la ciudad, el 16 de agosto.

La vigilia y la Eucaristía conclusiva de la Jornada tendrán lugar el 19 y el 20 de agosto en la base aérea de Cuatro Vientos, lugar donde se celebró un encuentro similar, el 11 de abril de 2003, con Juan Pablo II.

Acogida

El arzobispo de Madrid reiteró que el principal reto será logístico: “Tenemos que estar preparados para acoger a dos millones de jóvenes, darles de comer y proporcionarles un lugar para dormir”, dijo.

Además, se prevé que más de mil obispos y de la mitad de los cardenales de toda la Iglesia asistan al encuentro de jóvenes.

Aún así, el purpurado se mostró confiado en solventar este reto, ya que “en Madrid tenemos una capacidad de respuesta muy grande” y experiencia en otras grandes citas con el Papa.

Numerosas familias madrileñas acogerán en sus hogares a jóvenes y también se habilitarán grandes espacios para hospedar a otros muchos participantes de las JMJ.

“Madrid será una gran fiesta internacional”, declaró el cardenal Rouco, “con una mayoría de europeos pero también con numerosos jóvenes de África, América Latina y Asia”.

La mayor parte de los jóvenes que asisten a una JMJ son católicos pero el evento está abierto a personas de cualquier confesión religiosa y agnósticos.

“A todos ellos se les acogerá con respeto, afecto y fraternidad”, aseguró el cardenal. “La verdad se propone, no se impone”, subrayó el cardenal parafraseando a Juan Pablo II, que pronunció estas palabras ante los jóvenes en Cuatro Vientos durante su última visita a España en 2003.

Huella en los jóvenes

A varias preguntas de los periodistas sobre la situación religiosa de la juventud europea, el cardenal Rouco Varela reconoció que existen problemas.

Sin embargo, afirmó: “Soy muy optimista respecto a la juventud europea, no se puede generalizar con que los jóvenes hayan roto con sus raíces cristianas, y en España y en otros muchos países se observa un renacer de la fe en muchos de ellos”.

También advirtió que las JMJ, iniciadas hace 25 años, marcan un cambio de tendencia en muchos lugares, y dejan huella en la vida de los jóvenes.

En este sentido, declaró: “Es un hecho casi automático que tras cada JMJ aumentan las vocaciones de vida consagrada o sacerdotales”.