El cardenal Sarah lleva a Haití la ayuda económica y la cercanía del Papa

El presidente de “Cor Unum” permanecerá cuatro días en la isla

| 2619 hits

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 10 de enero de 2011 (ZENIT.org).- El Papa Benedicto XVI ha enviado al cardenal Robert Sarah, a Haití, país que el 12 de enero de 2010 sufrió un terremoto que causó 250.000 muertos y dejó a un millón de personas sin hogar.

“El presidente de Cor Unum llevará un mensaje del Papa y una ayuda económica a la población tan gravemente golpeada hace un año”, explica un comunicado del Consejo Pontificio Cor Unum publicado este lunes.

El purpurado permanecerá en la isla caribeña desde este lunes hasta el jueves 13 de enero, realizando diversas visitas, presidiendo celebraciones y renovando el compromiso de la Iglesia en la reconstrucción del país.

Este lunes, el cardenal Sarah visita en Léogane las comunidades religiosas de Hermanas de Cristo Rey, cuyo hospital fue destruido por el terremoto; y de Hermanitas de Santa Teresa del Niño Jesús que gestionan un sanatorio para enfermos de sida y tuberculosis.

También visita la comunidad de las Compagnes de Jésus, que tenían un centro de ancianos y una escuela destruidos por el terremoto. Allí coloca la primera piedra de la Ecole Notre Dame des Anges.

En nombre del Papa, el cardenal Sarah llevará una ayuda concreta procedente de las ofrendas recibidas para el terremoto: 800.000 dólares para la reconstrucción de escuelas y 400.000 dólares para la reconstrucción de iglesias.

El martes, el cardenal Sarah, acompañado por el subsecretario de Cor Unum, monseñor Segundo Tejado, se encontrará con el presidente de la República de Haití, René Préval, y visitará el campo de desplazados de Parc Acra, donde celebrará una misa.

“El 12 de enero, el purpurado leerá el Mensaje del Papa durante la misa de conmemoración un año después del terremoto”, explica el comunicado.

Después, mantendrá un encuentro con los obispos y los seminaristas del país, y finalmente, con responsables de las Caritas y de las organizaciones internacionales de voluntariado.

La última cita en tierra haitiana de este viaje tendrá lugar el jueves 13 de enero, cuando celebrará una misa en el convento de las Hijas de María Parideans, que sufrieron la pérdida de quince religiosas bajo los escombros que quedaron tras el terremoto, que hirió también a otras doce hermanas.

“La visita tendrá también el objetivo de dar las gracias a todos los que han colaborado en el inmenso trabajo de la fase de emergencia y de renovar el compromiso de la Iglesia en la reconstrucción -concluye el comunicado-, instando a una nueva fase de compromiso caritativo”.