El cardenal Sodano pide en la ONU que se aclare el término «salud reproductiva»

Propone utilizar la expresión «salud de las mujeres y los niños»

| 1161 hits

NUEVA YORK, domingo, 18 septiembre 2005 (ZENIT.org).- Al tomar la palabra ante la Cumbre Mundial de 170 jefes de estado y gobierno en la sede de las Naciones Unidas, el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado, pidió aclarar el término de «salud reproductiva», concepto con en el que en conferencias convocadas por esa institución se ha tratado de incluir al aborto.



El purpurado italiano sugirió más claridad en las expresiones y propuso la utilización en este caso del término «salud de las mujeres y de los niños».

La intervención del cardenal reivindicó con fuerza el respeto de los compromisos asumidos por la comunidad internacional para eliminar la pobreza.

En este contexto, afirmó: «A la humanidad expuesta a las actuales pandemias y a otras peligrosamente en acecho, a las masas de seres humanos privados de acceso a la salud básica, a la aspirina y al agua potable, no podemos ofrecerles una visión ambigua, limitada o, sin más, ideológica de la salud».

«¿No sería mejor hablar claramente de «salud de las mujeres y los niños» en vez de usar el término de «salud reproductiva»?», preguntó Sodano.

«¿Acaso se quiere volver a hablar de un derecho al aborto?», insistió al concluir su ponencia.

Antes de la cumbre, el cardenal Sodano había enviado una carta a obispos del mundo para alertarles ante la campaña de la organización «Católicas por el Derecho a decidir», que buscaba firmas de religiosos para incluir el concepto «reproductive health» (salud reproductiva) en la Declaración Política de los Jefes de Estado y de Gobierno, de la reunión celebrada en Nueva York entre el 14 y el 16 de setiembre.

«Como podrá observar --decía la carta del purpurado--, el concepto de "reproductive health" es muy ambiguo. En las conferencias de El Cairo y Pekín fue utilizado para incluir el aborto como medio de planificación familiar, tanto que la Santa Sede y otros países debieron recurrir a la así llamada "reserva" para aclarar el significado distinto entendido por ellos».

«La expresión "reproductive health" inserto en la mencionada Declaración del Vértice del Millennium+5 haría referencia únicamente al significado dado por los documentos de El Cairo y de Pekín y, por lo tanto, sería inaceptable para la Santa Sede», seguía afirmando la misiva.