El cardenal Tauran invita a redescubrir el significado de la genuflexión

Y subraya la importancia de la adoración

| 1349 hits

CIUDAD DEL VATICANO, viernes, 7 octubre 2005 (ZENIT.org).- El cardenal Jean-Louis Tauran ha invitado a redescubrir el significado de la genuflexión que está perdiéndose entre muchos católicos de occidente.



El archivista y bibliotecario de Santa Romana Iglesia, antiguo secretario vaticano para las Relaciones con los Estados, denunció: «Casi no se practica la genuflexión durante la celebración de la misa».

Por otro lado, reconoció, «las iglesias están cerradas a menudo entre semana y la visita al Santísimo Sacramento se convierte a menudo en imposible».

«Sería bueno que nos acordáramos de la importancia del testimonio cristiano y de las comunidades que no dudan en ponerse de rodillas para testimoniar la grandeza y la proximidad de Dios en la Eucaristía», sugirió en el Sínodo de los obispos, hablando en francés, su lengua.

El purpurado ha recordado que es «delante de la Eucaristía que el hombre reconoce que tiene necesidad de Otro que le de nuevas energías para los combates de la vida».

En este sentido, reconoció que «un mundo sin adoración» sería un mundo a la sola medida del hombre, un mundo que no sería más que el mundo de la producción se convertiría en una vida irrespirable».

En su conclusión, ha afirmado que « un mundo sin adoración» no sería más que un «mundo de la producción», que «pronto se haría irrespirable».

«Un mundo sin adoración no es sólo irreligioso: ¡es un mundo inhumano!».