"El cielo es real", la historia del niño que fue al cielo y volvió

Estreno en España a de la película basada en el libro sobre la historia real de Colton Burpo

Roma, (Zenit.org) Rocío Lancho García | 1323 hits

"El cielo es real" es la historia de la familia Burpo y su hijo Colton de 4 años enfermo con un  diagnóstico grave y ninguna esperanza de recuperación. Pero contra todo pronóstico, el pequeño se recupera y comienza a contar una historia increíble: durante su delicada operación fue al cielo y vio un reino de belleza indescriptible y suma paz, encontrándose incluso con familiares fallecidos que el pequeño no conocía personalmente.

La película, (ver el tráiler) que se estrena en España el próximo 19 de junio, está basada en una hisotria real publicada en el libro homónimo del 2010, que ha vendido más de 10 millones de copias en todo el mundo y se ha traducido a 35 idiomas.

A raíz de la experiencia del niño, la familia Burpo no sabía muy bien qué hacer con las revelaciones de su hijo. Ellos creen a su hijo, pero ¿serán capaces de compartir este acontecimiento con un mundo propenso a la incredulidad y el escepticismo? ¿Deberían hacerlo? El actor nominado al Oscar y ganador del Emmy Greg Kinnear quien encarna a Todd Burpo, un pequeño empresario, bombero voluntario, pastor y padre de Colton; junto con la actriz Kelly Reilly, en el papel de Sonja, su mujer, se enfrentan a esta delicada situación.

 La historia trata temas fascinantes, reflexiona Randall Wallace, director y guionista del largometraje. La pregunta qué ocurre cuando morimos es sin duda una cuestión que en el fondo todos en algún momento nos hemos hecho. Pero la historia de la familia Burpo también toca otras cuestiones de gran importancia: ¿Qué nos hace sentir vivos? ¿Cuál es la fuente de la fe? ¿Qué nos motiva? ¿Cuál es la herramienta que cambia nuestra vida? ¿Qué nos hace dejar de temer y empezar a avanzar en nuestra vida con confianza y seguridad? Lo que me gusta de esta historia es que atañe a todo esto.

La historia llegó a Wallace de la mano del veterano productor de Hollywood, Joe Roth, quien leyó por primera vez sobre la familia Burpo en un artículo sobre el libro antes de que se publicara. Habiendo producido docenas de exitosas películas desde la década de los 70, el instinto de Roth inmediatamente se activó.

El productor estaba entusiasmado al enterarse que era el primer gran productor en hablar con la familia Burpo y solo cuatro semanas después de llegar a un acuerdo con ellos, sus instintos fueron recompensados cuando el libro llegó al nº1 en la lista de ventas. Para entonces, él ya estaba buscando a Randall Wallace para colaborar en calidad de escritor y director, habiendo trabajado con él como guionista en Pearl Harbor y Cuando éramos soldados.

A petición de la familia Burpo, Roth contó con el productor T.D. Jakes,  un conocido pastor y líder espiritual, para llevar el proyecto a la gran pantalla. Creo que todos podemos identificarnos con una familia común y corriente que se plantea las preguntas más importantes, dice Jakes. Todos hemos experimentado alguna tragedia o adversidad y creo que el hecho de ver a esta familia atravesar una crisis, y encontrar soluciones reales, puede alentar a otros a creer que ellos también encontrarán su propia solución.

A medida que avanzaba el guión, Wallace también empezaba a desarrollar una regla básica para la producción. Cuando empezamos este proceso, lo único que les dije a todos aquellos que se sumaban a la película era recuerda el título: El cielo es real. Siempre sentí esta necesidad de convivir en una historia real sobre gente real así que era esencial que cada escena, cada acción y cada palabra, se percibiera como parte de la vida diaria.

Por su parte, la familia Burpo se sintió satisfecha con el enfoque de Wallace. Me gusta mucho cómo funciona la mente de Randall, dice Todd Burpo, que sigue siendo pastor en Imperial, Nebraska. Aunque entendían que la adaptación cinematográfica cambiaría algunas de las líneas de su historia, para la familia Burpo lo fundamental era mantener la más absoluta fidelidad al punto de vista de su hijo. Todd me lo dejó muy claro: no quería verse en la situación de que su hijo Colton viera la película y le dijera Papá, yo no dije eso, explica Roth, así que hemos cuidado el diálogo para mantener las palabras exactas de Colton.