El Coliseo de Roma, más un símbolo de los mártires que un lugar de martirio

Entrevista al unos de los mayores conocedores del tema, Fabrizio Visconti, del Pontificio Instituto de Arqueología Sacra

Roma, (Zenit.org) H. Sergio Mora | 2220 hits

Este Viernes Santo, el Coliseo es el magnífico marco del Vía Crucis, que será presidido por el papa Francisco. El anfiteatro Flavio, ¿fue lugar de persecuciones y martirios? No se excluye, aunque no hay documentos escritos o literarios que lo confirmen, aunque en la época de las grandes persecuciones cristianas ya estaba en desuso.

Entretanto el Coliseo es símbolo de los muchos anfiteatros de la época romana en los cuales los martirios se registraron, incluso con documentos escritos por parte de historiadores paganos, lo que no deja lugar a dudas.

ZENIT entrevistó a uno de los mayores estudiosos contemporáneos sobre el tema, el profesor Fabrizio Bisconti, secretario de la Pontificia Comisión de Arqueología Sacra, profesor de la Universidad Roma Tre, y del Pontificio Instituto de Arqueología Sacra, con más de un centenar de publicaciones.

Este Viernes Santo se realiza el Via Crucis en el Coliseo. ¿Fue este lugar de martirio de cristianos o es solamente una leyenda?

--Prof. Bisconti: El hilo de los pensamientos sobre esto lo desarrollé en mi último libro publicado en febrero: “Los primeros cristianos, las historias, los monumentos y las figuras”. El fenómeno de los martirios es seguro, nos hablan fuentes paganas, como los historiadores de la época Tácito y Suetonio, sobre las neronianas; y las fuentes cristianas partiendo de Clemente Romano. Y también a través de los padres de la Iglesia: Tertuliano y Minucio Felice, y yendo adelante en la historia de la Iglesia de edad madura, con Agustín y Ambrosio.

Las grandes persecuciones, después de las neroniana, y durante algún fenómeno en el tiempo de Domiziano, se ubican en el tercer siglo, en los años centrales, con Decio en el 250, y con Valeriano en torno al 258. Y después la gran persecución de Diocleciano, al inicio del cuarto siglo, que afecta a todo el mundo cristiano antiguo.

¿Con el Edicto de Milán en el 313, cambia todo?

--Prof. Bisconti: Las persecuciones terminan allí con este edicto de tolerancia, ya había existido alguna medida de tolerancia con Valerio, pero no termina el paganismo, en el sentido que la religión oficial lo será solamente al final del cuarto siglo con [el emperador] Teodosio.

¿Qué sucede entonces?

--Prof. Bisconti: Se abaten los templos paganos se restituyen las iglesias, porque durante las persecuciones anteriores habían sido confiscados templos y cementerios. En la época de Constantino fueron construidas las grandes basílicas, precisamente llamadas constantinianas: Letrán; San Pedro en el Vaticano, San Pablo Extramuros, el Santo Sepulcro en Jerusalén, la Natividad en Belén, y la Apostoleion en Constantinopla. Muchos santuarios, incluso romanos y en el mundo, monumentalizan las tumbas de los mártires y atraen a los peregrinos hacia estas tumbas. Y en la alta Edad Media será muy importante el circuito romano de santuarios.

¿En Roma cuáles fueron los principales lugares de martirio?

--Prof. Bisconti: Las pequeñas persecuciones se realizaron en ambientes abiertos, no siempre precisados. En la persecución neroniana se registraron especialmente en los anfiteatros, no propiamente en el Coliseo, sino en anfiteatros o lugares de diversión, o también en los jardines del emperador. Se sabe que en los jardines del emperador Nerón fueron quemados cristianos como antorchas humanas hacia al anochecer, nos lo refieren los autores antiguos. Fueron crucificados también muchos cristianos en varios lugares de la Roma urbana y suburbana, durante los juegos circenses. Por lo que recuerdan siempre Tácito y Suetonio, algunos eran destrozados por las fieras, mientras otros eran asesinados por los 'retiari', los gladiadores con redes y tridentes. Pero también en otras ciudades como Lyon en Francia, y en el anfiteatro de Cartago en África en donde tenemos noticias más interesantes, porque están registradas las actas de los martirios.

¿Y si los martirios eran en los anfiteatros es de suponer que también en el Coliseo?

--Prof. Bisconti: Sí, pero no tenemos noticias literarias o de otro tipo que nos den certezas. Las persecuciones son del III siglo cuando el Coliseo no estaba ya en uso. Y este es el problema histórico o cronológico.

¿Por lo tanto ha sido tomado como símbolo?

--Prof. Bisconti: Los anfiteatros eran el lugar predispuesto para la gran representación de los juegos, y entre ellos sabemos que podrían estar incluidos los suplicios. Podemos hipotizar algo esporádico en el Coliseo de Roma. Entretanto las persecuciones como la neroniana, son delimitadas, difícilmente podrían haber tenido lugar en un anfiteatro tan grande como el Coliseo. En el III siglo cuando las persecuciones son muy importantes, dicho anfiteatro había caído en decadencia.

¿En qué otros lugares de Roma?

--Prof. Bisconti: No tenemos fuentes precisas a no ser en en los jardines del Vaticano. Sabemos que con Juliano el Apóstata cuando trató de recuperar el paganismo en Roma, existieron persecuciones. No se excluye que los santos Juan y Pablo en el Celio --en donde hay una gran basílica- fueran justamente asesinados en su 'domus'. De hecho es el único santuario de mártires con una confessio que les recuerda en el quinto siglo.

¿Y las catacumbas?

--Prof. Bisconti: Recibían los cuerpos de los mártires, no eran lugar de martirio, ni de escondite. Son cementerios, grandes dormitorios de la comunidad a la espera de la resurrección. Por ejemplo acogían a mártires, como Pedro y Marcelino, en la vía Labicana; Inés, en la vía Nomentana; Lorenzo, en Letrán, etc.

¿Existen confusiones a veces de nombres y lugares, hay documentos indudables?

--Prof. Bisconti: Hay documentos importantísimos, como la Depositio Martyrum, junto con la Depositio Episcoporum, redactada con toda probabilidad en torno a 336. Estamos en el siglo cuarto, una época más bien antigua. Hay en los archivos documentos aún más antiguos. Este de los mártires es el más fiable, es un documento retomado por el Martyrologium Hieronymianum que extiende el anterior hacia el siglo quinto , es el más seguro, son seguramente los mártires que hubo en Roma. Las narraciones medievales son menos fiables.

¿Y las tumbas con más de dos mil mártires en Santa Práxedes?

--Prof. Bisconti: Probablemente no son mártires, sino cristianos, que fueron traídos de las catacumbas en la Edad Media en la época del papa Pascual I, en el  siglo noveno. Que fueron traídos como mártires en la cripta de dicha basílica alto medieval.

¿Su reciente libro “Los primeros cristianos, las historias, los monumentos y las figuras” qué incluye?

--Prof. Bisconti: Recoge una serie de artículos muchos de los cuales publicados en L'Osservatore Romano, sobre el período paleocristiano. Cuenta los tres grandes temas, la historia del Antiguo y Nuevo Testamento; los monumentos, y las figuras en el imaginario cristiano de los primeros siglos. Y tiene una introducción del cardenal Gianfranco Ravasi.